El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

La ratio de solvencia y la salud financiera del negocio

La ratio de solvencia es una de las fórmulas más utilizadas para medir la capacidad de una empresa para cumplir con sus deudas a largo plazo. Además, el índice de solvencia cuantifica el volumen de los ingresos de una empresa, sin contar los gastos de depreciación no en efectivo, en contraste con las obligaciones totales de deuda de la empresa.

El uso de la ratio de solvencia permite evaluar la probabilidad de que una compañía continúe haciendo frente a sus obligaciones de deuda, por lo que es un buen indicador de la salud financiera del negocio.

Descargar guía gratuita

¿Cuál es la fórmula para calcular la ratio de solvencia?

La fórmula para calcular la ratio de solvencia es la siguientes:

Ratio de solvencia = beneficio neto tras descontar los impuestos aplicables y calcular su depreciación / pasivo total

El resultado que se obtenga del cálculo de esta ecuación será un porcentaje que nos indique la solidez financiera del negocio. Sin embargo, dadas las grandes diferencias entre industrias, dependiendo del sector y también del tipo de empresa, habrá que valorar qué es lo que puede considerarse como un índice aceptable.

Por lo general, las ratios superiores al 20% lo son, aunque siempre merece la pena atender a cada caso particular teniendo en cuenta que, en general, una menor proporción de solvencia de una empresa refleja una mayor probabilidad de que la empresa pueda llegar a incumplir sus obligaciones de deuda.

Diferentes formas de calcular el índice de solvencia

Existen varias maneras de calcular la ratio de solvencia, aunque, normalmente, se suelen emplear seis. Se trata de los siguientes:

  1. Razón circulante. Calculado como activo circulante ÷ Pasivo circulante, este índice ayuda a comparar activos corrientes con pasivos corrientes y se usa comúnmente como una cuantificación de la solvencia a corto plazo.
  2. Razón rápida. También conocido como ‘liquidez’ y computado como efectivo + cuentas por cobrar ÷ Pasivos corrientes, considera solo las formas líquidas de los activos actuales, revelando así la confiabilidad de la compañía en el inventario y otros activos circulantes para liquidar las deudas a corto plazo.
  3. Ratio actual de deudas a inventario. Calculado como pasivo circulante ÷ Inventario, esta relación revela la confiabilidad de una empresa en el inventario disponible para el pago de las deudas
  4. Ratio actual de deudas a patrimonio neto. Calculado como pasivo circulante ÷ Valor neto, este índice indica el monto adeudado a los acreedores dentro de un año como un porcentaje de la inversión de los accionistas
  5. Pasivo total a razón de patrimonio neto. Calculado como Total de pasivos ÷ Valor neto¸ esta relación revela la relación entre el total de las deudas y el capital de los propietarios de una empresa. Un índice más alto indica menos protección para los acreedores comerciales.

Ratio de solvencia y ratio de liquidez

Por último, merece la pena recordar que, si bien solvencia y liquidez son términos que hacen referencia al estado de salud financiera de una empresa, y ambos son igualmente importantes, ya que las empresas saludables son solventes y poseen una liquidez adecuada; entre ambos conceptos existen algunas diferencias notables.

Así, si la solvencia se refiere a la capacidad de la empresa para responder a sus deudas en el largo plazo, el marco temporal de la liquidez se fija en el corto plazo, al hacer referencia a la capacidad de la empresa para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo o para vender activos rápidamente con objeto de recaudar efectivo.

¿Listo para calcular la ratio de solvencia?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.