Igual que sucede con los costes y los gastos, las cuentas de ingresos se clasifican dentro del grupo de las cuentas de resultados. Representan el dinero recibido por el negocio como contraprestación por la entrega de bienes o servicios. Dentro del balance contable, suelen situarse en el lado del Haber.

Da el salto con Ticket Restaurant HAZ TU PRIMER PEDIDO AQUÍ hbspt.cta.load(551799, ‘7c42037b-40c1-4c64-9a0e-199c146ea085’, {});

Cómo diferenciar las cuentas de ingresos

La clasificación de las cuentas de ingresos puede hacerse atendiendo a muchos criterios diferentes. En función de los escogidos, se adquirirá una perspectiva del estado de las cuentas y la salud financiera del negocio. Entre los factores a los que debe atenderse para clasificar las cuentas de ingresos, se encuentran:

  1.  Origen de la obligación de pago.
  2. Ingresos operativos: así es como se denomina al dinero recibido como pago a cambio del resultado disfrute de actividades propias de la empresa.
  3.  Ingresos no operativos: en este caso, las cantidades que se anotan en la cuenta de ingresos son recibidas por motivos que no están directamente relacionados con la actividad del negocio.
  4. Efectividad del pago.
  5. Ingresos reales: son las cantidades que se reciben mediante transferencia, cheque bancario o pago en efectivo.
  6. Ingresos presuntos: es un concepto habitual en las cuentas de ingresos y hace referencia a los intereses presuntos que surgen del préstamo en dinero que otorga una sociedad a sus socios o accionistas.
  7. Modo de pago.
  8. Dinero.
  9. Especie.
  10. Carácter del ingreso.
  11. Ingresos ordinarios: son los que se perciben como ganancia, resultado de la actividad del negocio.
  12. Extraordinarios: cuando aparecen estas anotaciones, generalmente esporádicas, en las cuentas de ingresos indica que se están cobrando dividendos.
  13. Procedencia del ingreso.
  14. Ingresos de procedencia nacional: son el resultado de la prestación de servicios, la explotación de bienes materiales o inmateriales o la enajenación de bienes materiales e inmateriales llevada a cabo dentro de las fronteras de nuestro país.
  15. Ingresos de procedencia no nacional: así se considera a las cuentas de ingresos que incluyen créditos obtenidos en el exterior, créditos destinados a financiar la exportación o cualquier otra clase de crédito obtenido en el exterior.

Para llevar una contabilidad empresarial ordenada, es importante registrar todos los ingresos en su asiento correspondiente. El análisis de las cuentas de ingresos, cuando están bien ordenadas, debidamente documentadas y contienen información completa y de calidad; permite conocer la situación real de la empresa en cuanto a:

  • La cantidad de dinero disponible y el flujo de caja.
  • Las ganancias esperadas.
  • La rentabilidad de las operaciones.
  • Los periodos con mejores y peores resultados.

Si las otras cuentas de resultados se llevan también al día, y con la misma diligencia, la toma de decisiones minimizará el riesgo al conocerse las circunstancias económicas del negocio y poderse anticipar la situación en los próximos meses. Para que tanto las cuentas de ingresos, como la de gastos y costes ganen en precisión, es importante implementar soluciones tecnológicas que automaticen la recogida de información y permitan a los responsables de la contabilidad empresarial adquirir una visión global de lo que sucede en tiempo real, reduciendo al máximo la probabilidad de error.

Descargar guía gratuita:

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.