5 maneras de matar a tu empresa
08 de Septiembre de 2015
Las estadísticas son demoledoras: poco menos de la mitad de las startup sobreviven a su primer año, y sólo el 10% al tercero. La ilusión y los sueños generados cuando creas una startup pronto se pueden convertir en frustración y desengaño si el éxito de nuestro proyecto no llega.
La gran mayoría de las nuevas empresas fracasan durante sus primeros años principalmente por la ineficiencia y la inexperiencia de sus líderes. Es esta primera etapa la más delicada, ya que siembra las bases del proyecto y define el camino de la empresa de cara al futuro más cercano. Si es que consigue sobrevivir…
Esta inexperiencia o ineficiencia se traduce en errores que llevarán a tu proyecto a un final poco feliz. ¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de empezar una startup? Os lo contamos:
1. No tener en cuenta la opinión de tus clientes
Tus primeros clientes son esenciales para la supervivencia de la empresa. Uno de los errores más comunes que cometen los nuevos emprendedores es no saber escuchar a sus clientes potenciales. Esto hace que los esfuerzos no vayan en la dirección correcta, haciendo malgastar grandes recursos.
Para resolverlo, dedica más tiempo a conocer a tus verdaderos clientes, comprende qué les motiva a comprar tu producto o servicio y qué es lo que realmente esperan de ti.Pregúntales cómo puedes mejorar. Sólo así podrás conseguir más clientes, satisfacerlos y que éstos te recomienden.
2. No contar con el equipo adecuado
Sin la gestión adecuada, la idea de negocio carece de valor. Por ello, contar con el equipo adecuado es tan importante como la propia idea. La experiencia es un grado, por supuesto, pero la ilusión y la motivación de tus empleados también son necesarios para que un negocio prospere.
Si tu equipo no está motivado o se dirige al mismo objetivo que tú, tal vez sea hora de replantear la empresa para evitar futuros problemas que, sin duda, se agravarán con el paso del tiempo.
3. No saber dirigir ni delegar
Un emprendedor debe ser un gran líder para su equipo. De eso no hay duda. Éste debe ser capaz de gestionarlo adecuadamente, pues gran parte de la culpa de la falta de motivación es resultado de una mala dirección. Para hacerlo, la seguridad en la toma de las decisiones es primordial, así como saber comunicarlas adecuadamente.
Otro error garrafal que cometen los nuevos emprendedores es la falta de confianza que muestran, en determinadas ocasiones, en su equipo. No saber delegar es un reflejo de esa falta de confianza. Deberás aprender a delegar en tu equipo. Esto mostrará tu confianza hacia ellos y, además, ganarás tiempo para dedicarlo a otras actividades importantes para tu negocio.
4. No gestionar los recursos de forma eficiente
Una buena administración de los recursos es clave para la supervivencia de la empresa en sus primeros años. Saber invertir de la forma y en el tiempo adecuado es una cualidad de los buenos emprendedores. Sin equilibrio en la inversión, la empresa puede tambalearse y caer rápidamente. A modo de aproximación, algunos estudios aconsejan dedicar el 50% del presupuesto al propio producto, un 30% a sus empleados y un 20% a marketing. Evita la tentación de gastar recursos en cosas innecesarias para el proyecto.
5. No saber “pivotar” a tiempo
En muchas ocasiones, el empresario se obceca en su idea de negocio original y no es capaz de salir de la misma. No son capaces de tomar las medidas necesarias para cambiar a tiempo el curso de la empresa si los resultados no están saliendo como se esperaba. Es lo que se conoce como pivotar. Tengamos en cuenta que la planificación inicial es una idea, a veces no tan aproximada, de lo que realmente encontraremos una vez salimos al mercado. Por ello,tener la capacidad y visión de cambiar la estrategia empresarial a tiempo es necesario para evitar la muerte prematura de tu startup.
Si estás cometiendo alguno de estos errores, estás poniendo en un serio peligro a tu compañía. ¿Qué otros errores mortales cometen los emprendedores?

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.