El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

¿Cómo asegurar más poder adquisitivo con el mismo salario bruto?

Conseguir un aumento del poder adquisitivo de cada uno de los empleados de la organización, sin que ello suponga incurrir en gastos extra, es posible para los empresarios de nuestro país. En España, basta con que se respete el 70% del salario bruto ya que, con el 30% restante, se pueden lograr maravillas en el marco de una estrategia de retribución flexible.

¿Quieres saber de qué estamos hablando? ¿Te interesa descubrir en qué se usa ese 30% del salario bruto?

Descargar guía gratuita

Salario bruto y retribución flexible: todos ganan

La retribución flexible es el sistema que permite a las empresas recurrir al pago en especie. El límite lo marca la ley, estableciendo que el máximo porcentaje del salario bruto susceptible de ser entregado en especie es el treinta por ciento.

De esta manera, si se aprovecha esta posibilidad al máximo, se remuneraría en euros el 70 % del salario base, mientras que el resto se entregaría al trabajador en forma de:

  • Pago de guardería de sus hijos.
  • Pago de los gastos de transporte.
  • Pago de la formación.
  • Pago del seguro médico.
  • Pago de las comidas que realiza fuera de casa.

No es la empresa quien elige en qué se concretará este pago en especie, sino el propio trabajador. Es él quien experimentará la ventaja de poder modular el concepto de retribución flexible de acuerdo a sus necesidades de cada momento, y también quien disfrutará del beneficio más importante en términos económicos, la exención de IRPF de este tipo de retribución.

Al no necesitar tributar, la base de IRPF se ve reducida cada mes y, por lo tanto, también la retención.

¿Eso qué significa? Pues nada menos que un importante pellizco que se queda en el banco. En ocasiones será de unas decenas de euros, otras de más de cien. Quienes optan por la retribución flexible ven cómo, al cabo del año, sus ahorros crecen en varios cientos de euros. Si quieres saber cuánto aumentan exactamente, puedes calcularlo aquí, introduciendo datos como lo que ganas en un año, si tienes hijos o no y el importe total que te gustaría destinar a alguno de los conceptos que se pueden incluir en la retribución flexible.

Una vez completes los cálculos, podrás comprobar que, cada mes, ese salario base parece que se estira y el dinero da para más. Todo esto resulta muy atractivo para el empleado y también para el empresario.

El tratamiento fiscal de esta modalidad salarial es muy favorable para los empleadores, no solo para la plantilla. No supone ningún gasto extra, ni ninguna complicación. En términos administrativos, bastaría con proceder a hacer la retención del IRPF que corresponda y computar estas cifras como parte del salario. La única precaución es no superar el límite máximo fijado por la normativa aplicable.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.