El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Qué se aprende en un máster de desarrollo personal y liderazgo

El desarrollo personal y liderazgo se han convertido en elementos muy valorados por las empresas. Esto se debe a varios motivos. Entre todos ellos, cabe destacar que las personas con formación en este tipo de disciplinas son mucho más eficientes en los entornos profesionales, se convierten en buenos gestores del personal a su cargo, y consiguen solucionar las posibles eventualidades de un modo resolutivo y mucho más eficaz que aquellas que no carecen de este tipo de conocimientos. Debido a esto, los másteres en desarrollo personal y liderazgo se han llegado a posicionar como algunos de los más demandados, tanto por los propios alumnos como por las empresas. 

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

La importancia del liderazgo y desarrollo personal

Lo primero que han que tener en cuenta es que el liderazgo es una de las capacidades que más valor tiene en la empresa actual. Esto se debe a que, cada vez con más frecuencia, muchos de los trabajos se llevan a cabo en entornos en los que se trabaja en grupo. Esto implica la necesidad de saber gestionar personas y también el propio trabajo en equipo. Estas capacidades, aunque en algunas personas pueden ser innatas, en otras necesitan ser aprendidas. Es en ese momento donde entra en juego la importancia de contar con formación en liderazgo, que siempre irá de la mano del desarrollo personal, ya que ambas disciplinas son complementarias entre sí. 

Se entiende por desarrollo personal al conjunto de las capacidades que adquiere una persona y que le permiten su propio desarrollo como ser humano y como trabajador, lo que implica aprender a salir de la zona de confort y a comprender las emociones humanas, aprender a gestionarlas, y a identificar y gestionar correctamente los objetivos. Estas aptitudes, además de favorecer el desarrollo personal en el plano individual, también tienen aplicaciones en el entorno laboral, lo que hace que las empresas valoren en gran medida a los profesionales que cuentan con esta doble formación: tanto en liderazgo como en desarrollo personal. 

Formación en desarrollo personal y liderazgo

La importancia que han adquirido hoy en día los másteres o cursos en liderazgo y desarrollo personal se basan en esta capacidad de aplicar estos conocimientos al ecosistema de la empresa. Aunque es cierto que, como se ha mencionado, el desarrollo personal está indicado inicialmente a una esfera más particular de la propia persona, sus conocimientos también tienen aplicaciones en el espacio laboral. De hecho, hay que tener en cuenta que la dimensión profesional de una persona constituye una de las dimensiones personales del propio individuo. Por ello, las técnicas y herramientas que se utilizan en su gestión son prácticamente idénticas, y se adquieren a través de distintas asignaturas. 

Las asignaturas pueden variar dependiendo del curso. Pero suelen ser la base común en la mayoría de los casos:

  • Autoconocimiento y gestión de las emociones
  • Desarrollo personal y liderazgo en valores
  • Desarrollo de estrategias y objetivos
  • Liderazgo y gestión de personas
  • Estrategia para el cambio profesional

Cuando este desarrollo personal se combina con la gestión de personas y gestión de equipos, es cuando toma el cariz de liderazgo, y es entonces cuando más aplicaciones tiene en el entorno de la empresa. Es decir, aunque el desarrollo personal y liderazgo tengan aplicaciones transversales, es en la dimensión profesional donde más aplicaciones y valor útil adquieren, lo que permite desarrollar profesionales altamente cualificados en gestión de personas y en resolución de problemas. 

Invertir en formación

Esta realidad ha hecho que cada vez sean más las empresas que están fomentando la realización de cursos y másteres en desarrollo personal y liderazgo, ya sea a través de la propia empresa o por cuenta ajena. En este sentido, una de las opciones de las que disponen las compañías a la hora de implementar sistemas de Retribución Flexible, lo que permite que el empleado disponga de mayor poder adquisitivo al poder destinar hasta el 30% de su salario en forma de retribución libre de cargas fiscales. 

Esta opción permite asegurar que los trabajadores emplean estos recursos en este tipo de formación y, al mismo tiempo, los libera de tener que ser ellos mismos quienes inviertan sus propios recursos en los ciclos formativos. El resultado es que se consiguen trabajadores con altas dotes y capacidades en desarrollo personal y liderazgo, que tienen beneficios tanto a nivel personal como empresarial, por lo que se presenta como una de las mejores opciones de inversión posibles.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.