La metodología Agile surgió en origen como una forma de creación de software. Sin embargo, los mismos principios que regían esta metodología se aplicaron más tarde al mundo empresarial, lo que permitió crear la metodología Agile tal y como se conoce hoy en día y tal y como se aplica en el diseño de productos. 

Descargar el ebook  "Cómo dar feedback efectivo"

Qué es la metodología Agile

La metodología Agile es, como su nombre indica, una metodología de trabajo que busca la “agilidad”. Se trata de una metodología de trabajo enfocada a aumentar la productividad y los beneficios de las empresas a través de la implementación de la protocolos que permiten agilizar los procesos. Es decir, aumentar la rapidez en que se solucionan las actividades, pero haciéndolo al mismo tiempo que los resultados aportan calidad a los productos y respuestas a los clientes. 

Origen de la metodología Agile

Como se ha mencionado, el origen de la metodología Agile lo encontramos en el mundo de la programación, como una metodología que permitía agilizar los procesos de creación de software. Sin embargo, en 2001, varios directivos de empresas de software se reunieron y crearon el Manifiesto Agile, que constituyó las bases de esta metodología y el punto de partida de su aplicación al mundo de la empresa. 

El Manifiesto Agile se basaba en cuatro puntos que, en líneas generales, constituyen la base de esta filosofía de trabajo: 

  1. Las personas y las interacciones son la prioridad, incluso por delante de los procesos y herramientas. 
  2. Que el producto funcione de forma perfecta es más importante que contar con una documentación extensa. 
  3. La colaboración con el cliente es más beneficiosa que establecer una relación contractual. 
  4. El proceso de trabajo debe tener capacidad de responder ante el cambio, y no obcecarse en mantener el statu quo anterior. 

Cómo aplicar la metodología Agile

Estos cuatro principios de la metodología Agile permiten aportar mayor rapidez a los procesos de las empresas al mismo tiempo que ofrecen un servicio de calidad y soluciones altamente eficientes a los clientes. Es decir, aumentan la productividad y benefician a todas las partes implicadas.

Algunas formas de aplicar la metodología Agile en una empresa son las siguientes: 

  • Satisfacer al cliente ofreciéndole un producto de calidad que responda a lo que espera. 
  • El objetivo es poder entregar un producto que sea funcional y hacer la entrega en un período corto de tiempo. 
  • Los desarrolladores y los responsables del negocio deben trabajar de forma conjunta y en constante comunicación. 
  • Favorecer un desarrollo sostenible en todos los aspectos implicados en el proceso. 
  • Buscar la excelencia técnica y la calidad del diseño. 
  • Ante la duda, decantarse por la simplicidad. 
  • Empoderar a los equipos de trabajo permitiendo que estos se autogestionen. 
  • Asumir que el cambio es una constante y adaptarse a él en lugar de oponer resistencia. 

Beneficios de aplicar la metodología Agile

La metodología Agile permite que la empresa mejore su productividad y sus beneficios y, al mismo tiempo, permite que los clientes estén altamente satisfechos con el producto y servicio recibido, por lo que todas las partes implicadas salen ganando. Además, gracias a que otorga mayor autonomía y capacidad de decisión a los trabajadores, también repercute positivamente en el satisfacción de estos en la empresa. 

De hecho, todas las decisiones que dan mayor libertad de elección a los trabajadores en su ámbito laboral, contribuyen a que la percepción que estos tienen de su propia empresa mejore considerablemente. Un buen ejemplo se puede encontrar en la Retribución Flexible, una forma de aumentar la capacidad adquisitiva de los empleados sin necesidad de ejecutar una subida de salario directa, lo que se traduce en trabajadores y empresas más productivos.

Descárgate la guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.