El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Motivación laboral: definición, tipos y pautas para su impulso

Según varios estudios de la Universidad de Warwick y del Wall Street Journal y el Opener Institute for People, cuando un trabajador está satisfecho con su puesto de trabajo es un 12% más productivo y hasta un 31% más eficiente. Debido a la relación directa entre motivación laboral y desempeño en su puesto de trabajo, la felicidad de las plantillas se ha convertido en uno de los aspectos estratégicos del sector empresarial. Ahora bien, para poder abordar este factor, es conveniente conocer qué es la motivación laboral, su definición, qué tipos existen y cuáles son las técnicas más aptas para su desarrollo.

Descargar el ebook  "Cómo dar feedback efectivo"

Motivación laboral: varias definiciones según diversos autores

A la hora de hablar de motivación laboral, según los expertos al respecto que se consulten, se pueden encontrar distintas definiciones, principalmente dependiendo de dónde ponen el foco en cada caso. Algunas de las más conocidas son las siguientes:

  • En este sentido, William P. Sexton, en Teorías de la Organización, se refiere a la motivación como “el proceso de estimular a un individuo para que se realice una acción que satisfaga alguna de sus necesidades y alcance alguna meta deseada para el motivador”.
  • Por su parte, Anita Woolfolk, autora de Psicología educativa, la entiende como “un estado interno que incita, dirige y mantiene la conducta”
  • La definición de Woolfolk estaría muy en la línea con la propuesta por James A. F. Stoner en su libro Administración, en el que se refiere a la motivación como a “lo que hace que las personas funcionen”.

Importancia de la motivación laboral

En cualquier caso, independientemente de la acepción que más se ajuste a cada caso, está claro que la motivación laboral es un factor clave a la hora de conseguir que los trabajadores sean más productivos y adquieran un mayor compromiso con la empresa. Por lo que se trata de un elemento que todas las compañías deben tener en cuenta a la hora de establecer una relación con sus trabajadores y que debería guiar actuaciones determinadas para su fomento y desarrollo

Tipos de motivación

Al igual que sucede a la hora de hablar de definiciones de motivación laboral, encontramos una amplia diversidad a la hora de establecer tipologías al respecto.

Una de las más conocidas y usadas en el mundo de los negocios es la desarrollada por los psicólogos Edward L. Deci y Richard M. Ryan. En este caso, el factor más destacable que hace referencia a los distintos tipos de motivación que se pueden encontrar es el origen de este interés por el trabajador:

  • Motivación intrínseca: Es aquella motivación que se genera a partir de factores internos de la persona, como puede ser la propia satisfacción personal del empleado.
  • Motivación extrínseca: Se trata de aquella motivación laboral que es inducida por elementos externos al sujeto, como un aumento de salario o un reconocimiento público.

Además del origen de la motivación, también es importante determinar el carácter del estímulo percibido, lo que nos lleva a diferenciar entre dos posibles tipos de motivación:

  • Motivación positiva: Cuando el detonante se configura como un premio o recompensa.
  • Motivación negativa: Si el refuerzo a la conducta del individuo es asociado como una amenaza o castigo.

Finalmente, también cabe distinguir entre dos tipos de motivación laboral en función del nivel de necesidad que experimenta el individuo:

  • Motivación primaria: Cuando la persona actúa para satisfacer sus necesidades básicas.
  • Motivación social: Si la conducta del trabajador está provocada por su afán de ser aceptado por un determinado grupo social.

Técnicas de motivación

A pesar de la relevancia de la motivación laboral, lo cierto es que los datos sobre el grado de satisfacción del capital humano no son particularmente altos.

De hecho, según el Estudio Global sobre el compromiso y el espacio de trabajo, de Steelcase, solo el 7% de los trabajadores españoles se siente feliz en su empleo, un estado que, además, tiende a desaparecer. 

Así mismo, tal y como apunta un estudio de la Harvard Business School, el 85% de los profesionales se sienten menos implicados y conectados con sus trabajos después de 6 meses de la incorporación.

No obstante, las empresas tienen a su disposición diferentes herramientas para mantener e impulsar la motivación laboral de sus plantillas. Algunas de las más destacables son las siguientes: 

  1. Incluir nuevos parámetros en los procesos de selección: Además de la experiencia y la formación, los reclutadores deben tener en cuenta otros aspectos en la selección de personal, como los valores de los candidatos, sus objetivos y sus expectativas. Contratando a profesionales que crean en la empresa, se contribuye a mantener viva la motivación laboral.
  2. Organizar correctamente la plantilla: No hay nada más desalentador para un trabajador que estar en un puesto en el que no puede hacer gala de sus habilidades o en el que se vea infravalorado. Debido a esto, la distribución correcta de los empleados según sus competencias es esencial para contar con equipos motivados y eficientes.
  3. Apostar por el desarrollo profesional: La facilitación de herramientas para evolucionar a nivel profesional es uno de los aspectos que más valoran los empleados y que más les permite desarrollar una motivación laboral concreta, positiva, y con proyección a largo plazo.
  4. Conceder autonomía a los trabajadores: El hecho de que el profesional sienta el respaldo de la compañía para realizar una tarea sin necesidad de un control intensivo, o que perciba la confianza para hacer llegar sus ideas y propuestas, también resulta muy motivador y ayuda a los trabajadores a adquirir un mayor grado de compromiso con la compañía.
  5. Reconocer los logros: Desde premios e incentivos, hasta ascensos o sencillos agradecimientos. La motivación laboral, por definición, experimentará un aumento si los directivos saben valorar el esfuerzo de la plantilla y que este reconocimiento se vea identificado en algo concreto y tangible.
  6. Adecuar las instalaciones: Con jornadas laborales muy extensas, el lugar de trabajo se convierte en un segundo hogar, por lo que es importante que los equipos dispongan de instalaciones confortables y acogedoras.
  7. Facilitar buenas condiciones laborales: Conceder a la plantilla salarios con los que se sientan bien remunerados y valorados, así como poner en marcha otros beneficios sociales que mejoren sus condiciones laborales (como pueden ser Tickets Restaurant, Ticket Guardería o Ticket Gasolina, entre otros) será también un estímulo importante que actuará como desencadenante que mejore y amplíe la motivación laboral de los distintos empleados. 

Descárgate la guía

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.