Desde el 12 de mayo se viene aplicando la nueva ley de control horario. En teoría, son todo beneficios: se acabaron las horas extraordinarias no retribuidas a las que tenían que acceder los trabajadores de algunas empresas; y, también se da carpetazo al problema del absentismo, que se encontraba entre las principales preocupaciones de los empresarios.

Sin embargo, pueden aparecer algunos inconvenientes. La pregunta que surge es ¿qué pasa con la flexibilidad? ¿Cómo afecta la nueva ley de control horario a las políticas que buscaban conciliar la vida familiar y laboral?

Descargar guía gratuita

Los retos a la flexibilidad desde la aplicación de la nueva ley de control horario

Había costado mucho que se hiciera realidad la flexibilidad laboral. Flexibilidad de elegir desde dónde trabajar, flexibilidad de horarios e incluso retribución flexible se encontraban entre los planes de muchas organizaciones, para satisfacción de sus plantillas.

Sin embargo, el impacto de la nueva ley de control horario plantea importantes desafíos a este tipo de enfoques, en relación con las exigencias de su articulado, donde se establece como obligatorio:

  • Registrar a diario la jornada laboral de cada empleado.
  • Responsabilidad de la empresa de dejar constancia escrita de la hora de entrada y la de salida de cada trabajador.
  • Obligación de conservar los registros durante cuatro años.

Las irregularidades en cuanto a lo estipulado en la normativa o el incumplimiento parcial de sus preceptos, por ejemplo, si faltasen datos; originaría la imposición de una sanción por infracción, que podría oscilar entre los 60 y los 187.515 euros.

Se trata de un reto que tiene que ver con:

  • Dificultad para el empresario de conocer el horario de trabajo exacto del empleado.
  • Problemas en la comunicación de las horas trabajadas que den lugar a errores y, como consecuencia, a irregularidades en el cumplimiento.

Cuando los trabajadores eligen a diario la hora de entrada y salida y la pueden variar en función de sus necesidades o cuando desarrollan su labor remotamente es complicado para el responsable por parte de la empresa evitar los errores. ¿Cómo recoger y verificar toda esa información de cada uno de los empleados? ¿De qué modo mantener un registro así debidamente actualizado?

En este sentido, cabrían dos buenas soluciones. Una es automatizar el control horario recurriendo al uso de los nuevos software que se han lanzado al mercado con este propósito. Otra es establecer otro tipo de compensaciones, que permitan mantener los niveles de motivación de la plantilla, sin afectar al orden de entradas y salidas en la empresa.

Esta última propuesta la podría poner en práctica fácilmente en cualquier organización con la retribución flexible. Se trata de una medida que favorece la conciliación, como cuando se escoge Ticket Guardería o Ticket Transporte permite llevar un estilo de vida más saludable (Ticket Restaurant). Además, aumenta el poder adquisitivo de los empleados, al no tributar al IRPF el importe de las soluciones aplicadas.

¿Ya sabes cómo adaptar tu negocio a la nueva ley de control horario sin que nadie pierda?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.