Pago en especie, qué es y cuáles son sus ventajas

El pago en especie es una práctica cada vez más extendida entre las empresas de nuestro país, pero a pesar de ello, los pagos en especie son un método de retribución desconocido por la mayoría de los trabajadores. El pago en especie incluye como medios de pago valores como bienes y servicios y su finalidad es la de cancelar los trabajos y servicios prestados por terceros. 

El empleador, previo acuerdo con su empleado, cancela una parte de su remuneración en dinero y la otra con bienes o con un servicio de utilidad para el trabajador, tanto estos bienes como estos servicios se consideran “especies”.  

Este tipo de pago conlleva ventajas y desventajas tanto para el empleador como para el empleado y es cada día más popular, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. 

Definición del pago en especie y características 

Un pago en especie, también denominado retribución flexible, es una forma de que la empresa pague y de que el trabajador cobre mediante bienes o servicios ofrecidos por la empresa y que el trabajador puede disfrutar sin coste para él o a un precio bajo respecto al de mercado. En otras palabras lo podemos definir como la retribución de un servicio prestado mediante la utilización de bienes, servicios o derechos de forma gratuita o con un valor inferior al valor real del mercado.  

Este tipo de retribución representa un valor para la persona que la recibe, aun cuando no genere ningún tipo de coste para la empresa que emite el pago. Será potestad del trabajador decidir si acepta el pago en especie o no al mismo tiempo que podrá elegir entre distintas opciones de pago en especie. Por ejemplo, algunas de las retribuciones en especie más comunes son la formación, el ticket transporte, el ticket guardería, seguros de salud, el ticket restaurante, etc. 

Es importante destacar que el máximo permitido por ley para este tipo de retribuciones es del 30% respecto al salario bruto del trabajador. El pago en especie debe declararse en el IRPF (aunque existen partidas exentas) y debe quedar reflejado en la nómina de forma desglosada, indicando el valor de cada bien o servicio percibido por el trabajador como parte de su sueldo, para que su cómputo permita calcular posibles indemnizaciones por despido, salarios por vacaciones y otras obligaciones. Por este motivo la empresa está obligada a realizar las correspondientes retenciones del IRPF y el trabajador deberá declarar el importe relativo a ese pago en especie. 

El pago en especie no debe confundirse con la retribución extrasalarial, la cual no cuenta para los cálculos de indemnización, vacaciones o seguridad social. Tampoco requiere de justificación del gasto, por lo que no se refleja en la nómina. 

Ventajas del pago en especie 

El pago en especie conlleva importantes ventajas tanto para el trabajador como para la empresa, veamos a continuación algunas de las más significativas: 

Ventajas para el trabajador 

  • Le permite acceder a bienes y servicios de forma gratuita o a un precio de mercado más bajo. 
  • Muchos de los pagos en especie están exentos de tributar en IRPF de forma total o parcial, lo que significa una importante ventaja fiscal para el trabajador. 
  • Le permite satisfacer ciertas necesidades que posiblemente le sería imposible de otra manera. 

Ventajas para la empresa 

  • Algunos de los gastos realizados para el pago en especie, como por ejemplo el seguro médico o el ticket guardería entre otros, están exentos de pago a nivel fiscal. 
  • Es una forma de retribuir el trabajo de forma más económica que la tradicional. 
  • Motiva al trabajador y ayuda a generar sentido de pertenencia a la organización, lo que repercute en un incremento de la productividad y un incremento de la rentabilidad empresarial. 
  • Al realizar los pagos en especie de los empleados no se afecta al activo circulante de la empresa. 
  • Emplea bienes o activos que son de su propiedad (como por ejemplo un vehículo o una vivienda).  
  • La mayoría de los servicios que ofrece le salen rentables, ya que mediante  acuerdos comerciales y descuentos por volumen, consigue importantes reducciones al contratarlos.  

Todo esto, supone una forma de retribuir a los empleados que a la empresa le resulta bastante más económica que con el sistema convencional.  

Cómo tributan los pagos en especie más habituales 

Tal y como hemos comentado, los pagos en especie se tienen que declarar en el IRPF. El salario en especie debe ser incluido en la nómina del trabajador. Es decir, se debe registrar en forma desglosada cada concepto y se debe asignar el valor económico de cada una de las prestaciones en especie que reciba el trabajador como forma de pago. Todos los valores registrados en la nómina implican la correspondiente cotización a la Seguridad Social y las obligadas retenciones del IRPF. 

Por este motivo, la empresa está obligada a realizar las respectivas retenciones del IRPF. Al mismo tiempo, el trabajador está obligado a declarar en su renta anual lo correspondiente a lo recibido en especies como parte de su salario. No obstante, aunque tanto el trabajador como la empresa están obligados a realizar la declaración del pago en especie que se realiza, existen determinados pagos en especie que se encuentran exentos de la tributación. 

Según la ley del IRPF en su artículo 42 los rendimientos del trabajo en especie que no tributan son los siguientes:  

  • Tickets restaurante. Exención de tributar hasta 11€/día. La exención respecto a este tipo de tickets hace referencia a días laborales y únicamente podrán ser utilizados en establecimientos de hostelería. 
  • Tickets guardería. No existe límite de exención siempre y cuando se respete el límite general del 30%, se aplicará la totalidad de la cuota, independientemente de cuál sea su importe. 
  • Los seguros de salud con el fin de cubrir enfermedades del trabajador, su cónyuge y sus hijos, siempre y cuando las cuotas no excedan los 500 € anuales por cada uno de ellos. 
  • Transporte colectivo. Para el traslado de los trabajadores desde y hacia el lugar de trabajo siempre y cuando no superen los 1500 € anuales. 
  • Acciones de la empresa. Las acciones o participaciones de la empresa están exentas de tributar con un límite de 12.000 €. Existen tres condiciones para poder acogerse a esta exención, que sea en las mismas condiciones para todos los trabajadores, mantener esos títulos durante tres años y que no se exceda del 5% por participación. 
  • Formación para trabajadores. Las cantidades que la empresa destine para formar a sus trabajadores para el mejor desarrollo y desempeño del empleado dentro de la empresa quedarán exentas de tributar. 
  • Servicios de educación para los hijos de los empleados, de todos los niveles en centros educativos autorizados, ya sean gratuitos o por un precio inferior al normal de mercado. 
  • La utilización de los bienes destinados a servicios sociales y culturales del empleado. 
  • Los gastos de viaje en transporte público o privado a una cantidad de 0,19 € por kilómetro más lo correspondiente a peajes. 

Pero también hay una serie de pagos en especie que no están exentos y deben pagar tributación al IRPF como por ejemplo: 

  • La vivienda de empresa.
  • La utilización de un vehículo propiedad de la empresa para uso particular o profesional. 
  • Los préstamos a una tasa de interés por debajo de la establecida legalmente. 
  • Los gastos de manutención y hospedaje. 
  • Las contribuciones a planes de pensión y seguros colectivos. 
  • Los planes de estudios. 
  • Los seguros personales. 
  • Los seguros colectivos y de dependencia. 

Para establecer la cantidad de impuestos que se deben pagar, la ley ha establecido una valoración objetiva basándose en ciertos criterios especiales. Para los casos en que no se logre determinar este valor con base en estos criterios, se tomará el precio real de mercado.  

En definitiva, el trabajador podrá renunciar a cobrar más dinero en nómina, lo que se traduce en un ahorro gracias al pago en especie. No obstante esto solo podrá llevarse a cabo cuando los bienes y servicios ofrecidos por la empresa resulten interesantes para el trabajador, sean opcionales y no sean impuestos por parte de la organización.  

Descubre todas las posibilidades que Edenred ofrece a las empresas para que éstas pongan a disposición de sus empleados las mejores retribuciones flexibles o pagos en especie. Solicita información sin compromiso.

Bibliografía

+

¿Qué es el pago en especie y qué ventajas tiene?

Maria Abolafio

Responsable de marca, comunicación y contenidos en Edenred España

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.