El perfil competencial es la asociación de ciertos estándares a cada una de las competencias que pertenecen a un trabajador determinado. De esta forma, se pueden identificar de forma más concreta y objetiva las fortalezas y debilidades de dicho trabajador, lo que también permite aprovechar al máximo sus habilidades y destinar los recursos necesarios a potenciar aquellas que presentan más deficiencias. 

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

Qué es un perfil competencial

El perfil competencial es una herramienta ampliamente utilizada en procesos de aprendizaje, aunque también tiene aplicaciones en el entorno empresarial. Su definición más común es la de una herramienta que permite conocer los porcentajes con los que un trabajador cuenta en distintas competencias. Esto se consigue asignando ciertos estándares objetivos a cada una de las competencias que se van a analizar y, una vez que se ha realizado el estudio, se obtiene la información concreta que presenta el porcentaje de desarrollo de una competencia o habilidad en un trabajador concreto. 

Qué ventajas tienen estos perfiles

Estos perfiles presentan ciertas ventajas en comparación con los perfiles más genéricos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que permite discriminar las competencias de forma individual frente a otras. De esta forma, no se valora al trabajador en su conjunto, sino en cada una de las áreas individuales en las que trabajará. En consecuencia, se puede destinar a un trabajador a un puesto laboral concreto en el que destaque por sus competencias concretas, permitiendo así ser mucho más eficiente y rentable para la empresa.

Por ejemplo, si dos trabajadores con un perfil académico idéntico y una experiencia laboral similar deben ocupar puestos diferentes, es posible que se piense que, debido a estas similitudes, ambos lo harán bien independientemente del puesto final que ocupen. Sin embargo, si en uno de esos puestos es necesario tener una mayor capacidad comunicativa que en el otro, será interesante valorar cuál de los dos destaca en esta competencia en particular, y valorar la posibilidad de dar preferencia a este trabajador frente al otro, que podrá ser más eficiente en un puesto concreto en el que no se requiera de esta habilidad o competencia concreta. 

Cuándo usar o demandar este tipo de perfiles

En general, el uso del perfil competencial se centra principalmente en la toma de decisiones a la hora de seleccionar personal para un puesto vacante. Sin embargo, también es una herramienta útil en el caso de la promoción de trabajadores que ya forman parte de la empresa o en la recolocación de esos mismos trabajadores

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que un perfil competencial siempre estará enfocado a aprovechar al máximo el potencial de los trabajadores, por lo que deberá ser visto como una herramienta que ayude a mejorar la empresa en lugar de un elemento de perjuicio para el empleado. De hecho, el uso del perfil competencial no se limita únicamente a la selección de personal para un puesto u otro, sino que también ayuda a localizar fortalezas y debilidades en los empleados. De esta forma, aunque las fortalezas puedan determinar el puesto final de un trabajador, las debilidades también deberán ser tenidas en cuenta, lo que puede ser complementado con formación específica y concreta que ayude a solventar los problemas o la falta de habilidad en ese terreno concreto. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.