Muchas PYME recurren a una plantilla de contrato para agilizar esta gestión y no retrasar más la incorporación del nuevo candidato en plantilla. Internet es una fuente de recursos inagotable y allí es donde solemos ir a hacer nuestra primera búsqueda de plantilla de contrato.

Google nos devuelve más de siete millones y medio de resultados en menos de un segundo, al preguntar por el término “plantilla de contrato” pero no todos son igual de buenos, ni todos sirven a tu negocio. De hecho, algunos podrían acarrear consecuencias imprevistas como gastos, sanciones o circunstancias que afecten a la planificación de tu empresa.

Por esa razón, necesitas filtrar los resultados. Hazlo teniendo muy claro lo que buscas y sin olvidarte de las recomendaciones que encontrarás en las siguientes líneas.

Plantilla de contrato: cuidado con el copiar y pegar

La primera causa de error derivado del uso de una plantilla de contrato es la que tiene que ver con la ley. Y no es que sea ilegal servirse de este recurso para restar minutos a un trámite que tantas veces se repite en el negocio, sino que hay que tener cuidado porque puede que los preceptos normativos reflejados en su texto no sean de aplicación en nuestro territorio nacional.

 

Descargar guía gratuita
 

Hacer la búsqueda de plantilla de contrato en español no es suficiente. Hay muchos países en los que nuestro idioma se considera lengua oficial y cada uno de ellos tiene su propio ordenamiento jurídico, el cual no sirve para regular las relaciones laborales de una empres española con sus empleados.

Además de este error, existen otros fallos que puedes cometer si no repasas cuidadosamente la plantilla de contrato que has descargado, antes de dársela a firmar al nuevo miembro de tu equipo. Se trata de los siguientes:

  • Cláusulas que contravienen lo dispuesto en convenio colectivo.
  • Falta de especificación del tipo de contrato de que se trata. Aunque se haya acordado verbalmente si se tratará de uno indefinido o temporal, o cualquier otra modalidad, siempre ha de quedar constancia escrita. Ten en cuenta también que se fijen las jornadas de vacaciones que le corresponderá.
  • Insuficiente información acerca del tipo de jornada. ¿Esperas que tu futuro empleado trabaje 8 horas al día? Entonces, asegúrate de que eso se refleje en el contrato. Lo mismo en el caso de que se trate de un contrato a tiempo parcial o de jornada reducida. Y, no te olvides de dejar constancia del horario de entrada y salida, si lo hay.
  • Categoría laboral no especificada o falta de definición de las funciones del puesto que ocupará el trabajador.
  • Falta de información acerca del centro de trabajo que le corresponde.
  • Insuficiente información acerca del salario. Seguramente, el trabajador no firmaría si este dato no se incluye en la plantilla de contrato que tiene delante, pero puede que no repare en la necesidad de conocer, en el momento de formalizar el acuerdo con tu empresa, detalles como el importe asociado a comisiones y horas extras, los beneficios extraordinarios a los que tendrá acceso o el día de pago.

Por último, y aunque no tiene que ver directamente con la plantilla de contrato que utilices, debes revisar que, tanto los datos de tu compañía, como la información acerca del trabajador es correcta.

Meta: Descubre por qué en la búsqueda de una plantilla de contrato no todas las opciones son igual de buenas. Toma nota de los peligros de copiar y pegar en este tipo de acuerdos y protege los intereses de tu empresa.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.