Cuando los empleadores piensan en el bienestar de los empleados, a menudo se centran en evitar o reducir la ausencia por enfermedad de los empleados. Sin embargo, el presentismo laboral es un riesgo igual de grande para las empresas, tal y como confirman recientes investigaciones.


Descargar guía gratuita

¿Qué es el presentismo laboral y cuáles son sus riesgos?

Puede hablarse de presentismo laboral cuando los empleados acuden a trabajar, pero experimentan una disminución de la productividad y la calidad del trabajo debido a problemas de salud.

Se trata de una práctica habitual, tal y como revela un reciente estudio de Canada Life:

  • Una cuarta parte (23%) no tomaría un día de baja por enfermedad a menos que estuvieran hospitalizados o no tuvieran otra opción.
  • Nueve de cada diez trabajadores afirman haber ido a trabajar cuando se sentían enfermos.
  • Casi la mitad (47%) de los empleados acudirían a su puesto aun padeciendo un virus estomacal.
  • Más de la mitad (55%) iría a trabajar si tuviera gripe, a pesar de la alta probabilidad de que esta enfermedad se propague a sus compañeros de trabajo.
  • Casi la mitad (48%) de los trabajadores dicen que se han enfermado debido a contagio de la enfermedad de un colega en más de una ocasión.

Se estima que el presentismo les cuesta a los empleadores 16,4 miles de millones de euros al año (HRgrapevine), y eso es solo en términos de problemas de salud mental. Cuando se tienen en cuenta las pérdidas de productividad debido a que las personas entran en el trabajo con un resfriado, gripe u otros problemas de salud, entonces el coste es obviamente mucho mayor.

La cultura del presentismo también se asocia con niveles más bajos de motivación del personal, más errores de los empleados y mayores tasas de rotación, lo que ciertamente no beneficia a ningún negocio.

¿Por qué los empleados toman la decisión de acudir a su puesto a pesar de los problemas de salud?

Las principales razones que los empleados deciden acudir al trabajo cuando no están bien de salud son:

  • 69% Sentir que su enfermedad no garantiza un día libre.
  • 34% Altas cargas de trabajo que les han obligado a tomar esta decisión.
  • 22% Preocupación por las implicaciones financieras de tomarse un día libre.
  • 12% Culpabilidad, por dejar a otros compañeros con algún frente abierto.
  • 11% Inseguridad laboral, que les hace pensar que podrían perder su trabajo por este motivo.
  • 3% Preocupación por conseguir un justificante médico que confirme su estado.

Pero no solo los empleados que padecen enfermedades físicas siguen trabajando. Un 18% afirma haber acudido a su puesto cuando se sentían mal psicológicamente. Se trata de una estadística clave en el presentismo laboral, sobre todo si se tiene en cuenta que una quinta parte de los encuestados afirma que es más probable que trabajen si se sienten mal emocionalmente que si se sienten mal físicamente. 

¿Qué pueden hacer los empleadores para combatir el presentismo laboral?

En primer lugar, mejorar las percepciones de la enfermedad en el lugar de trabajo para que los empleados se sientan seguros de que no serán vistos como débiles, perezosos o menos dedicados a tomarse un descanso con una enfermedad a corto plazo. En algunas circunstancias, el presentismo laboral puede ser el resultado de una cultura de empresa poco saludable.

Otras medidas que los empleados dicen que les ayudarían a sentirse más cómodos tomando tiempo libre cuando lo necesitan para recuperarse incluyen:

  • 37% Opciones de trabajo flexible.
  • 25% Una carga de trabajo más reducida.
  • 22% Apoyo en el lugar de trabajo.

Para mejorar el bienestar de los empleados resulta vital conocer sus preocupaciones y apoyarles, para que se sientan más seguros.

Una de las formas que mejores resultados dan a la hora de contribuir a que los trabajadores sientan que su empresa les valora y tiene en cuenta sus prioridades y necesidades es la retribución flexible. Implementando un modelo de este tipo se ofrece la cobertura oportuna en aspectos tan importantes como la guardería de los hijos, el transporte o las comidas fuera de casa y, al mismo tiempo, se garantiza que cada empleado aumentará su poder adquisitivo a final de mes.

Descárgate la guía

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.