La mayoría de las personas quieren ser más proactivas respecto a sus obligaciones laborales, pero les cuesta ponerlo en práctica. Sin embargo, los empleadores deberían saber que la proactividad en el trabajo es un valor en alza.

Los empleados proactivos son solucionadores de problemas innovadores y motivados. Cuando las personas se sienten confiadas y respaldadas en el trabajo, no solo obtiene resultados, sino que muestran un mayor compromiso y productividad.

Descargar guía gratuita

Formas de fomentar un aumento a la proactividad en el trabajo

Los líderes empresariales que se hayan marcado como objetivo impulsar los niveles de proactividad en el trabajo de su plantilla, deberían apuntar al compromiso, como habilitador de ese estado de alerta, creatividad y productividad.

Entre las maneras más efectivas de lograr que la proactividad en el trabajo sea una constante se encuentran las siguientes:

  1. Crear una cultura de confianza y empoderamiento. Los gerentes deben comunicar que apoyan la iniciativa y la autonomía tanto como la colaboración. Una excelente manera de demostrarlo es pedirles a los empleados que presenten ideas, confiar en ellos para tomar decisiones, motivarles a que hagan más en sus trabajos y permitirles asumir riesgos, dentro de unos límites. Si alguien sugiere una solución o tiene una buena idea, hay que animarles a seguirla, y asegurarse después de que sus esfuerzos sean reconocidos, independientemente del éxito o el fracaso.
  2. Plantear un desafío de ideas. El primero paso es pensar en algunos de los problemas de la empresa: tal vez se desee aumentar las ventas o simplemente reducir la factura de electricidad. En lugar de intercambiar ideas en una sala de conferencias, se puede fomentar la proactividad en el trabajo de la plantilla a través de un desafío de ideas. Es importante ser transparente sobre el tema y explicar lo que debe lograrse. Una vez planteada la iniciativa hay que tener previsto recompensar las ideas más brillantes, implementar la mejor y premiar a todos los finalistas, por ejemplo invitándolos a un almuerzo con ejecutivos.
  3. Fomentar la flexibilidad. Se puede intentar ayudar a los empleados con el equilibrio entre el trabajo y la vida ofreciendo un taller de gestión del tiempo, pero no es suficiente. Una opción que te ayudará a impulsar productividad y proactividad en el trabajo es la retribución flexible. Este enfoque salarial aumenta el poder adquisitivo de los empleados facilitándoles la gestión de algunas de sus responsabilidades más habituales, como la guardería de los hijos o los gastos de transporte.
  4. Recompensar los comportamientos saludables. Los empleados saludables son comprometidos, productivos y, sí, también proactivos. Para fomentar la proactividad en términos de salud en el trabajo se puede recompensar a los empleados (Ticket Regalo) por cosas como aumentar su consumo de fruta y verdura, no fumar y mantener rutinas deportivas.

Además de estas recomendaciones, conviene recordar que la productividad en el trabajo es también fruto de la efectividad. Las personas altamente efectivas también suelen ser proactivas, puesto que no dudan en asumir la responsabilidad y buscar soluciones. Este tipo de actitudes podrían impulsarse en el trabajo mediante talleres y coaching.

Descárgate la guía

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.