El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Profesiones más estresantes: las causas de su mal

Si los trabajos de dentista, físico o profesor de Derecho se encuentran entre los puestos de trabajo más disfrutados por los profesionales que los ejercen, los trabajos de piloto, militar, policía o alto ejecutivo se encuentran entre las profesiones más estresantes.

Es cierto que existen motivos ajenos a la propia actividad laboral, en los casos mencionados, que aumentan la tensión sanguínea de quienes la ejecutan, llegando incluso a quitarles el sueño. Pero también es verdad que no hay que entrar en la lista de profesiones más estresantes para sufrir este mal que afecta a la salud del empleado sin que ello lleve una contrapartida en nómina para compensar.

¿Quieres saber qué provoca estrés en el trabajo?

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

El mal que no solo afecta a las profesiones más estresantes

Identificar las causas comunes del estrés en el trabajo es necesario para tomar medidas que reduzcan su impacto, siempre que sea posible. El estrés en el lugar de trabajo puede ser causado por una serie de factores, desde grandes cargas de trabajo y promoción excesiva hasta el acoso y la cultura de la culpa.

Algunas de las causas más frecuentes de estrés en el lugar de trabajo son:

  • Altas cargas de trabajo: cantidades excesivas de trabajo y plazos poco realistas pueden llegar a provocar que las personas se sientan apuradas, presionadas y abrumadas.
  • Cargas de trabajo insuficientes: esto hace que las personas sientan que sus habilidades están siendo infrautilizadas. De hecho, esto puede hacer que las personas se sientan menos seguras en sus roles laborales.
  • Falta de control: no hace falta estar empleado en las profesiones más estresantes, ya que no tener control sobre las actividades laborales desencadena este mal en cualquier otro rol.
  • Ausencia de apoyos: la falta de apoyo interpersonal o relaciones laborales deficientes que hacen que alguien se sienta solo y estresado.
  • Falta de habilidades: sucede cuando se les pide a las personas que hagan un trabajo para el que no tienen experiencia o capacitación.
  • Adaptación al cambio: surge de la dificultad para establecerse en una nueva promoción, tanto en términos de satisfacer las demandas del nuevo rol como de adaptarse a posibles cambios en las relaciones con los colegas.
New Call-to-action
  • Preocupaciones de seguridad laboral: es común que las preocupaciones en relación a la seguridad laboral, falta de oportunidades profesionales o nivel de pago originen estrés.
  • Bullying o acoso tienen el potencial de convertir las más relajadas y satisfactorias profesiones, en las más estresantes.
  • Cultura de la culpa: se da en lugares de trabajo donde la gente tiene miedo de equivocarse o de admitir haber cometido errores.
  • Gestión débil o ineficaz: esto deja a los empleados desorientados, sin un sentido de dirección.
  • Microgestión: esto puede dejar a los empleados sintiéndose infravalorados y afectar su autoestima.
  • Presencia de cadenas de mando poco claras: se agrava cuando cada gerente solicita que se priorice su trabajo.
  • Falta de comunicación: no mantener informados a los empleados sobre los cambios importantes en el negocio, hace que se sientan inseguros sobre su futuro.
  • Condiciones termohigrométricas de trabajo deficiente: calor, frío, humedad o ruido excesivos, poca iluminación, asientos incómodos, equipo defectuoso están detrás de algunas de las profesiones más estresantes y pueden acabar convirtiendo en ellas a otras que no lo eran tanto.

Además de todas estas causas de estrés en el trabajo, cabría recordar que la conflictividad laboral es un factor determinante que puede considerarse como gran generador de estrés. Para combatir este y otros impulsores, el liderazgo de calidad, el respeto, la comunicación y una cultura del reconocimiento, accionada, por ejemplo, a través de políticas de retribución flexible son opciones a tener en cuenta por parte de la gerencia.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.