Razones y claves para evitar el presentismo
05 de Junio de 2014
Transformar la presencia en eficiencia, mejorar el compromiso y alinear la experiencia del cliente con la satisfacción del empleado. Estos son objetivos por los que las áreas de Recursos Humanos vuelcan su esfuerzo en cambiar su cultura corporativa y evitar el presentismo laboral.
El presentismo laboral es uno de esos aspectos que las áreas de Recursos Humanos están intentando sustituir por la cultura de la eficiencia. Una aspiración presente en los debates del evento Factor Humano, que tuvo lugar el 22 de mayo, donde surgieron algunas lecciones más que interesantes.
Tres razones para combatir el presentismo:
• Porque «es un síntoma de no se tienen los KPIs claros», explica Salvador Garrido, director de RR.HH. y organización de Volkswagen-Audi España. Además, para Garrido responde a cierto costumbrismo y a un mal ejemplo de los jefes.
 
• Porque «solo tenemos una vida, no dos», recordaba Isabel Arribas, responsable de dirección de personas y comunicación interna de Admiral Seguros, haciendo referencia a la dualidad entre la faceta personal y la profesional a la que se suele hacer alusión.
 
• Porque «compromiso no es sobrededicación», algo insostenible para Adriana Gorri, directora de RRHH de Philips Ibérica.
5 claves que pueden ayudar a sustituir presentismo laboral por eficiencia:
• Comunicación: «Si comunicas bien hacia dónde quieres ir, conseguirás eficiencia y no presencia», afirma Isabel Arribas, de Admiral Seguros.
 
• Teletrabajo y flexibilidad horaria: «La libertad de horarios debe ir ligada a objetivos y responsabilidad», defiende Sergio Cancelo, director de felicidad de Mobivery, en cuya compañía los fichajes recientes tardan un par de semanas en acostumbrarse a seguir horarios intensivos y personalizados.
 
• Tecnología: Cancelo también defiende que las reuniones, con las tecnologías, tampoco son un problema. Solo hay que saber dónde estará el compañero para ver si la reunión se realiza en la oficina o se conectará por otro sistema.
 
• Aprovechar las prioridades de las nuevas generaciones (los conocidos como millenials) «para transformar la cultura de la empresa», apunta Massimiliano Maffioli, director de RR.HH. de Pernod Ricard.
 
• Aviso a calienta-sillas: Subir el aire acondicionado o poner musiquita para avisar a los que tienden a quedarse haciendo horas, e incluso marcar como objetivo de departamento salir a la hora adecuada, son herramientas con un punto anecdótico, pero útil.
 
¿Qué hay en juego? Sustituir presencia por eficiencia es una cuestión de confianza y de compromiso, e implica un cambio cultural. Escucha, transparencia, trabajo en equipo, coherencia, y mucho ejemplo de los managers, son algunos ingredientes sin los que parece difícil completar esta transformación.
 

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.