¿Has perdido la pasión en el trabajo, esa que cuando eras joven sentías de forma innata por cada proyecto? Paz Garde, autora del blog «Coaching para jóvenes«, comparte con Edenred las claves para recuperarla.
Por Paz Garde
@pazgarde
Trabajar, para la mayoría de las personas, es la forma de conseguir unos ingresos que permiten mantener una determinada forma de vida.
Desde este planteamiento no es necesario trabajar con pasión, es necesario ser competente, capaz, responsable, eficaz y dar un servicio por el que alguien esté dispuesto a pagar. Dicho esto, creo que es inteligente buscar la satisfacción personal en lo que hacemos, ya que la pasión es uno de los mejores antídotos contra la adversidad.
 
Por otro lado, cuando trabajo con pasión, tengo un mejor desempeño que cuando lo hago por obligación, porque la pasión nace de mí y me anima a dar lo mejor, mientras que la obligación es una exigencia que me mueve a dar lo justo.
 
¿Por qué perdemos la pasión en el trabajo?
 
Para trabajar con pasión, muchas personas necesitan sentir que:
 
• Tienen el control sobre su trabajo.
• Son buenos en lo que hacen y que cada vez son mejores.
• Su trabajo sirve para algo.
 
En consecuencia, estas personas pierden la pasión en el trabajo cuando en lugar de pedirles responsabilidad por su trabajo, se ejerce control sobre sus acciones; cuando se les pide que hagan cosas que no saben hacer, o en las que no son buenos y, sobre todo, cuando sienten que lo que hacen no sirve para nada.
 
En demasiadas ocasiones los jefes y, en general, el paradigma del control en el que se mueven muchas organizaciones, son los principales responsables de la pérdida de pasión de las personas.
 
Si queremos permanecer en el empleo pero con otra actitud, ¿qué ejercicios prácticos se pueden dar para recuperar la motivación?
 
Mantener una actitud positiva es responsabilidad de cada uno de nosotros. En ocasiones no podemos cambiar lo que nos pasa, pero siempre podemos decidir la actitud con la que queremos afrontar los acontecimientos.
 
No creo en recetas mágicas, porque lo que le funciona a una persona puede resultar inútil para otra. Si quieres recuperar la ilusión por tu trabajo, te animo a que encuentres tus propias respuestas y, para acompañarte en la búsqueda, te ofrezco este proceso, que espero que te resulte de utilidad.
 
1. Puedes empezar por tomar conciencia de lo que está pasando. Para ello, te puedes preguntar  ¿cómo te sientes en tu día a día?, ¿qué aspectos de tu trabajo te desmotivan?, ¿qué cosas de tu trabajo te gustan?,  ¿qué te impide trabajar con pasión?,  ¿qué está en tu mano cambiar?,  ¿qué son creencias y que son hechos?
 
2. Continúa por buscar alternativas. Para ello, te puedes preguntar ¿qué opciones tienes?, ¿de qué otra manera?, ¿cómo podría ser mejor?,  ¿qué tendría que cambiar?
 
3. Toma tus propias decisiones. Para ello, te puedes preguntar  ¿qué vas hacer?,  ¿cuándo lo quieres hacer?, ¿cómo lo vas a hacer? 

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.