Retribución flexible: más allá de la ventaja fiscal 05 de Marzo de 2015
En Edenred hemos organizado un webinar para profundizar en la retribución flexible. Te ofrecemos las claves de la ponencia de Fernando Palomares, Director Desarrollo de Negocio, RRHH y Compensación de Willis.
La retribución flexible es una opción perfecta para ahorrar en tributación de los rendimientos de trabajo, ya que se le proporciona al empleado un incremento de su retribución neta y, al mismo tiempo, ayuda al empleador a atraer y fidelizar el talento.
 
Pero, además de la ventaja fiscal, ¿qué otros beneficios puede aportar la retribución flexible a una organización?:
 
– Reforzar la cultura de participación y diálogo
– Incrementar el salario compensando la falta de recursos
– Ayudar a controlar el coste del paquete de beneficios
– Reconocer la diversidad
 
El llamado employer branding, una estrategia defidelización del talento, se basa en la creación de una marca reconocible y potente de cara tanto a los empleados actuales como a los futuros talentos. Pero esta estrategia tiene que responder a tres aspectos: funcionales (grado de desarrollo dentro de la empresa), económicos (salario y beneficios) y psicológicos (orgullo de pertenencia e identificación con un proyecto común). Y una de las formas más efectivas de potenciarlos es la retribución flexible.
 
El employer branding debe adecuarse a las circunstancias, necesidades y preferencias de cada empleado. Y por eso es esencial la comunicación, para que los empleados perciban de la forma más positiva posible la retribución flexible, la entiendan, acepten, valoren y, al mismo tiempo, el coste de la retribución sea eficiente porque ha logrado cumplir sus objetivos: atraer, motivar, fidelizar y comprometer. Se puede establecer una sencilla fórmula:
 
R = Q x E/A
 
(Es decir, el resultado logrado al proporcionar algo es igual a la calidad de ese elemento multiplicado por el entendimiento y aprecio que se genera en la persona que lo recibe)
 
La retribución flexible tiene un coste concreto para la empresa pero el valor que el empleado asigna a esa retribución es totalmente subjetivo y se ve condicionado por el mensaje que le llega. La clave reside en encontrar un equilibrio óptimo entre los aspectos cuantitativos y cualitativos tanto para la empresa como para el empleado.
New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.