El smart working está marcando tendencia en la forma de trabajar actualmente, y todo indica que es una tendencia que ha quedado para quedarse. Aunque muchas personas lo asocian directamente con el teletrabajo, que sin duda es uno de los elementos clave del smart working, en realidad es mucho más que eso. 

Descargar guía gratuita

Qué es smart working

Cuando se habla de smart working se está haciendo referencia a dotar al empleado de los recursos necesarios para que desarrolle su labor de forma completamente autónoma. Es decir, al hablar de smart working, se está haciendo referencia al cumplimiento de objetivos, cuando estos objetivos se cumplen, se puede considerar que el empleado está cumpliendo con su trabajo. 

De esta forma, el modelo smart working abandona el modelo de trabajo tradicional basado en el cumplimiento de unas horas en un puesto de trabajo concreto (generalmente una oficina). En su lugar, existe una completa confianza entre el empleado y la empresa, que se ocupa de facilitarle al empleado todas aquellas facilidades para que lleve a cabo su tarea de la forma que este libremente escoja. 

Características generales del smart working

Sin duda, al hablar de smart working se piensa directamente en teletrabajo. No obstante, hay que aclarar que, aunque este sea uno de los pilares fundamentales de este modelo de trabajo, no es el único aspecto que lo determina. Algunas de las características generales y de mayor importancia que determinan qué es smart working son las siguientes:

Teletrabajo o trabajo a distancia

Los empleados que trabajan en un modelo smart working son teletrabajadores. Es decir, no tienen que desplazarse hasta una oficina o un puesto de trabajo tradicional, sino que desarrollan su labor donde ellos libremente escogen

Movilidad y deslocalización

Aunque está muy vinculado con el teletrabajo, la movilidad es otro de los elementos principales del smart working. Muchos trabajadores que adoptan el modelo de teletrabajo lo hacen dentro de unos horarios determinados y asociados a un lugar concreto aunque no sea una oficina (generalmente su propia casa). En el caso del smart working se superan incluso estas limitaciones, ya que el empleado smart puede trabajar desde su propia casa si quiere, pero también puede hacerlo desde un hotel en la montaña, en la playa, de viaje en un tren o en un avión, desde una cafetería o desde un espacio de coworking. Además, puede hacerlo desde un sitio distinto cada vez. Es decir, no solo teletrabaja, sino que dispone de una movilidad absoluta

Tecnología

Otra de las características fundamentales de smart working es la tecnología, ya que la deslocalización es posible solo a través de contar con un ordenador y una conexión a Internet, que son los elementos necesarios para que el trabajador smart pueda desarrollar su tarea de forma independiente al lugar en el que se encuentre. 

Libertad de horarios

Otra de las características que definen el smart working y que lo diferencian del mero teletrabajo tradicional es la libertad de horarios. El trabajador smart no tiene que cumplir un horario, puede desarrollar su tarea en el tiempo que sea necesario y de la forma que él estime oportuna siempre que cumpla con los objetivos que la empresa le requiere. 

Trabajo por objetivos

Finalmente, la otra característica fundamental del smart working es que se trata de un modelo de trabajo que adopta por completo el modelo de objetivos. De hecho, tanto la deslocalización como la libertad de horarios solo es posible gracias a que lo que se le pide al empleado son tareas vinculadas a objetivos concretos. Mientras que el trabajador cumpla con los objetivos en forma y tiempo establecido, es cuando se pueden aplicar el resto de características propias del smart working. 

Ventajas e inconvenientes

A grandes rasgos, se puede decir que el smart working presenta más ventajas que inconvenientes, lo que explica que cada vez sea un modelo más generalizado y presente en sectores de tipologías muy diversas. Sin embargo, la realidad es que también presenta algunos límites, y es ahí exactamente donde cuenta con sus principales inconvenientes. 

Respecto a las ventajas, la principal de todas es que mejora con creces la calidad de vida de los trabajadores que pueden acceder a este modelo de trabajo. El smart working implica mejoras importantes en la conciliación de la vida familiar y laboral, ya que el trabajador puede disponer de su tiempo libremente y organizarlo de la forma que considere más adecuada para su vida diaria. Además, otra de las ventajas más destacables del smart working es que reduce los costes asociados al trabajo. Por ejemplo, gracias al teletrabajo, evita los desplazamientos hasta la oficina, y también los gastos asociados a las comidas fuera de casa. 

Sin embargo, el smart working también presenta un gran inconveniente, y es que no es aplicable a todos los puestos de trabajo. Debido a la deslocalización y la libertad de horarios, muchos de los trabajos más tradicionales o que dependen de un horario de cara al público tienen dificultades o limitaciones a la hora de aplicar el smart working. Debido a esto, el smart working es una tendencia al alza principalmente en los empleos tradicionalmente asociados a una oficina, pero todavía presenta menor impacto en otros sectores.

Descárgate la guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.