El blog de Edenred : más para tu negocio

Sociedad limitada unipersonal: opción de emprendimiento

Ser autónomo no es la única opción a tu alcance, si decides montar ese negocio en el que vas a poner toda la ilusión y emprender. La sociedad limitada unipersonal (S.L.U.) es una buena alternativa y, para que evalúes si te conviene o no, y tomes la mejor decisión, te presentamos sus principales diferencias, analizando los pros y contras de cada una.

¿Te imaginas que después de leer las siguientes líneas fueses directo a dar de alta tu sociedad limitada unipersonal? Puede que sea el caso, aunque siempre te hubieras planteado que serías autónomo al convertirte en empresario.

Descargar guía gratuita "Cómo tener empleados felices con la Retribución Flexible"

Pros y contras de ser autónomo o socio de una sociedad limitada unipersonal

La simplicidad de los trámites de constitución y una contabilidad menos compleja son las dos grandes ventajas de hacerse autónomo en España.

Por su parte, quienes optan por constituir una sociedad limitada unipersonal se aseguran la tranquilidad que les da saber que su responsabilidad nunca afectará al patrimonio familiar, al quedar restringida al capital social.

Diferencias entre ser autónomo y socio de una sociedad limitada unipersonal

Como decíamos, el momento de darse de alta como empresario es el primer punto de divergencia entre estas dos alternativas. Mientras que el autónomo solo necesita darse de alta en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) y en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) sabiendo que ambos procedimientos son gratis; para crear una sociedad limitada unipersonal es preciso hacer más cosas.

Los trámites a realizar comienzan por la solicitud del Certificado de Denominación Social en el Registro Mercantil. Requieren ingresar en una cuenta bancaria 3.000 e a nombre de la sociedad, redactar sus estatutos, obtener el NIF, inscribirse en el Registro Mercantil y también presentar el Impuesto sobre Operaciones Societarias.

Muchos de estos trámites no son gratuitos y, si se necesita recurrir al apoyo de una gestoría pueden aumentar.

Además, las diferencias entre ser autónomo y socio de una sociedad limitada unipersonal continúan:

  • Responsabilidad. La del socio de una sociedad limitada unipersonal nunca excederá del capital social. Sin embargo, en el caso del autónomo es ilimitada. Las deudas podrían llegar a afectar a su patrimonio personal y familiar.
  • Obligaciones tributarias. La sociedad limitada unipersonal tributa mediante el impuesto de sociedades. Es indiferente la trayectoria del negocio, si ha crecido o está en recesión, si tiene beneficios o deudas. Se aplican tipos fijos y eso es independiente de la marcha del negocio. El autónomo, por su parte, tributar al IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas), que se determina en función de la ganancia obtenida con la actividad económica.
  • Contabilidad. Llevar a día el libro de cuentas, dejando constancia de ingresos, gastos e inversiones es la única obligación contable del autónomo. Por el contrario, la gerencia de una sociedad limitada unipersonal queda obligada a presentar el libro de cuentas anuales, el de inventario, los libros fiscales (si es aplicable a la sociedad esta obligación) un balance de cuentas según el plan general contable impuesto en la sociedad, el libro de acciones nominativas, el libro de actas, el libro de registro de la sociedad y el libro diario.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que, hoy día, existen soluciones automatizadas que facilitan la gestión de gastos del negocio, al unificar facturas y facilitar, por ejemplo, la devolución del IVA. En el caso de PYME y autónomos, así como en el de la sociedad limitada unipersonal, Ticket Restaurant puede suponer una ventaja importante.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.