Técnica Pomodoro: cómo ahorrar tiempo

De todos los recursos que se valoran en una empresa, el tiempo es, quizás, el más valioso de todos. Precisamente por ello, cada vez son más las técnicas y herramientas que se utilizan para optimizar su utilización. De todas ellas, una de las que más éxito tiene es la técnica Pomodoro, considerada por muchos como una de las más eficaces a la hora de aumentar la producción y aprovechar el tiempo gracias a la forma tan sencilla con la que se aplica. 

Descargar guía gratuita "Cómo tener empleados felices con la Retribución Flexible"

Cómo funciona la técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro se fundamenta en un sistema compuesto por 5 fases o pasos. Estos pasos se aplican durante el período de trabajo y, cuando se completan, se repiten en forma de ciclos tantas veces como se quiera. 

La técnica Pomodoro se puede resumir en la organización del tiempo de trabajo en períodos de trabajo de 25 minutos. Estos períodos son seguidos por descansos de 5 minutos, que preceden a un nuevo período de trabajo de 25 minutos. 

Pasos de la técnica Pomodoro

Los 5 pasos de la técnica Pomodoro son los siguientes: 

1. Planificar 

El primer paso de esta técnica es revisar. Antes de empezar a trabajar, debes revisar todas las tareas que tengas planificadas para un día concreto y tenerlas apuntadas de mayor a menor prioridad. 

2. Encender el reloj Pomodoro

El segundo paso de la técnica Pomodoro es encender el reloj del trabajo. Este reloj será el que te indicará cuánto tiempo llevas de cada período, y será el que te avise cuando estos períodos terminen. Se pueden utilizar relojes físicos o, si se prefiere, una aplicación o programa de ordenador que cumpla el mismo propósito. Focus Booster es una buena opción, ya que es gratuito y se puede descargar directamente desde la tienda de aplicaciones. 

3. Trabajar intensamente durante 25 minutos 

Durante el período de 25 minutos que cronometra el reloj, deberás trabajar de forma intensa y sin interrupciones. Céntrate en la tarea que tengas entre manos. No te distraigas, no cojas el teléfono ni hagas ninguna otra cosa. Solo céntrate en trabajar en la tarea que tienes entre manos para aprovechar al máximo los 25 minutos. 

4. Descansa 5 minutos 

Cuando el reloj Pomodoro suene tienes que descansar por completo durante 5 minutos. Olvida la tarea que tenías entre manos y realiza un descanso completo durante estos 5 minutos. 

5. Repite el proceso

Una vez que haya terminado el descanso de 5 minutos, vuelve a activar el reloj y repite el proceso. Es decir, trabaja durante otros 25 minutos con una concentración completa y, pasado ese tiempo, vuelve a descansar 5 minutos. No obstante, cuando hayas completado 4 ciclos de trabajo, el descanso deberá ser de 15 o 20 minutos. Entonces, habrás completado un ciclo Pomodoro completo, y podrás volver a empezar. 

Cuándo conviene usar la técnica Pomodoro

A pesar de que haya tareas que sean imposibles de completar en 25 minutos, al tener el reloj ejerciendo presión con el tiempo, esto te hará trabajar de forma más rápida y eficiente. La técnica Pomodoro, unida a otros sistemas de productividad personal, conseguirá que pases de tener muy poco tiempo a que te sobre, que la forma en que lo aprovechas se verá incrementada con creces. 

Esta técnica es muy recomendable sobre todo para personas que trabajan delante de un ordenador, donde las distracciones abundan y es muy difícil concentrarse. De hecho, se puede combinar con aplicaciones que no te permiten utilizar Internet o entrar en redes sociales para evitar este tipo de tentaciones y distracciones. 

Por el contrario, si trabajas de cara al público, quizás la técnica Pomodoro no sea la más apropiada para tu trabajo, ya que tendrás que atender distracciones que serán imposibles de evitar. 

No obstante, se trata de una de las técnicas de aprovechamiento del tiempo más populares y extendidas, gracias, principalmente, a sus buenos resultados. Así que, ¿a qué estás esperando para probarla?

New Call-to-action

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.