Una de las cuestiones que influyen de forma destacada en la eficacia y eficiencia del trabajo es saber organizarse correctamente. Sin embargo, cómo organizarse en el trabajo puede resultar algo más complicado de lo que pueda parecer en un principio. En este sentido, contar con la formación adecuada, tanto a nivel individual como de equipo es fundamental, así como saber aplicar correctamente una serie de técnicas que permitan dinamizar la toma de decisiones y la ejecución de cada una de las tareas. 

La importancia de organizarse en el trabajo

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta cuando se trata de cómo organizarse en el trabajo es que no se está hablando de una cuestión superficial. Una buena organización laboral permite que los empleados sean mucho más productivos en sus horas de trabajo, lo que implica, de forma directa, unos mejores resultados al ser más productivos y alcanzar los objetivos en menor tiempo pero sin que esto repercuta en la calidad del trabajo realizado. 

 

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

 

Por todo ello, es evidente que cómo organizarse en el trabajo afectará a los resultados finales de producción y de la empresa en su conjunto. Es decir, se trata de una cuestión a la que merece la pena dedicarle el tiempo necesario para formar empleados y equipos más productivos y eficientes, ya que, al final, se trata de una cuestión que redunda en beneficio de todos. 

Cómo organizarse en el trabajo 

Cómo cabe esperar, no existe una única forma para organizarse en el trabajo y, además, dependiendo de cada tipo de trabajo, existirán diferentes particularidades que tendrán que ser tenidas en cuenta. Sin embargo, en la mayoría de los casos, tanto cuando se trate de laboral individuales como realizadas en equipo, las siguientes técnicas y elementos pueden ser de gran ayuda: 

Establecer objetivos:

Uno de los primeros aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de saber cómo organizarse en el trabajo es tener correctamente definidos los objetivos. Contar con objetivos definidos evitará que las tomas de decisiones se dilaten en exceso en el tiempo y, además, permitirá ser mucho más concretos y concisos en las mismas y en cada una de las tareas asociadas a las mismas. 

Establecer prioridades:

Del mismo modo que establecer objetivos es una cuestión fundamental en la organización laboral, saber establecer las prioridades de cada uno de dichos objetivos y de las diferentes tareas necesarias para su consecución es otro aspecto fundamental. Saber definir qué es más importante que una cosa o viceversa dinamizará la toma de decisiones y contribuirá a la mejora de la gestión del tiempo y de los recursos disponibles. 

Focalización en monotareas:

Se denominada monotarea a la ejecución de una sola cosa al mismo tiempo. Cuando se concentran todas las energías en una única tarea, la conclusión y los resultados de la misma suelen ser más rápida y mejores. De este modo, uno de los aspectos que mejor pueden contribuir a la hora de cómo organizarse en el trabajo para ser más eficientes y productivos pasa por la concentración de los esfuerzos en monotareas. Es decir, dividir el trabajo en diferentes tareas e ir concluyéndolas una por una

Establecer tiempos para los objetivos:

Aunque pueda generar mayor presión, establecer tiempos o fechas tope en la realización de tareas u objetivos concretos ayuda a gestionar mejor el tiempo. Tener una fecha concreta para la entrega o consecución de una tarea termina repercutiendo positivamente en los trabajadores, ya que les obliga a hacer una mejor gestión del tiempo disponible

Establecer metas realistas:

Por otro lado, se ha hablado de la importancia de establecer tanto objetivos, prioridades como tiempos para los objetivos. Sin embargo, otro de los factores fundamentales que permiten una mejor y más eficiente organización en el trabajo es que todas las metas que se establezcan sean realistas. Es decir, por ejemplo, se puede establecer una fecha de entrega concreta para un objetivo concreto dentro de una semana. Sin embargo, si la tarea en cuestión necesitará un plazo estándar cercano a las dos semanas, es evidente que no se podrá completar en la mitad de tiempo, por lo que no sería realista establecer el objetivo en una sola semana. Esto conllevará la falta de credibilidad de los plazos establecidos y, en consecuencia, los trabajadores no interiorizarán la fecha establecida, por lo que no actuarán en consecuencia y, necesariamente, la fecha establecida no se cumplirá. 

Preguntar en vez de suponer:

Uno de los elementos más importantes si se está cuestionando cómo mejorar la organización en el trabajo es destinar los esfuerzos y recursos que sean necesarios a la mejora de la comunicación entre los diferentes empleados y los equipos que conforman. Lo peor que se puede hacer a la hora de conseguir una buena organización es suponer las cosas en lugar de preguntarlas. Es decir, debe existir una comunicación fluida entre todas las partes implicadas. Esto evitará que se lleven a cabo tareas inservibles o que requieran ser revisadas muchas veces. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.