Conoce todos los tipos de coaching según su propósito

El coaching es un proceso beneficioso para el bienestar de la persona ya que gracias a él podemos trabajar cualquier aspecto de nuestra vida personal, deportiva o laboral. En los últimos años han surgido diversos tipos de coaching, en función del aspecto que se quiera tratar y mejorar. 

El coaching está directamente relacionado con el cambio ya que analiza el estado presente de una persona para fijar los objetivos y crear un plan de acción que permita lograr las metas de manera específica, medible, alcanzable, relevante y en un tiempo determinado. Es una metodología que consigue el máximo desarrollo profesional y personal de las personas y que influye en la transformación de éstas, generando cambios de perspectiva, aumentando la motivación, el compromiso y la responsabilidad.  

Para llevar a cabo un correcto proceso de coaching necesitaremos de la figura del coach (o entrenador) que acompaña al coachee (la persona «entrenada») durante todo el proceso y lo guía para obtener todo su potencial. Entre ellos se debe crear una relación de confianza y compromiso.  

Tipos de coaching 

Existen diferentes tipos de coaching en función del área de trabajo: 

Coaching personal

Es el coaching de habilidades para la vida diaria y en él se trabajan los proyectos de vida, la misión personal, los objetivos, las estrategias para el cambio, etc. Este tipo de coaching busca el bienestar de la persona en los diferentes ámbitos de la vida. 

Coaching transpersonal

Abarca todo lo que compone y forma a una persona, mente, cuerpo, emociones y espíritu. El coaching transpersonal busca que la persona encuentre sentido a la vida, felicidad, equilibrio y bienestar, para que de esa manera pueda llegar a alcanzar sus metas y objetivos.  

Coaching organizacional

Se divide en dos tipos diferentes: 

  • Coaching empresarial. Se dirige a empresas e incluye temas como el empoderamiento, la gestión del tiempo, las relaciones entre los trabajadores, la productividad, la satisfacción de los clientes, el trabajo en equipo, etc. 
  • Coaching ejecutivo. Está dirigido a altos ejecutivos y hace referencia al desarrollo del liderazgo, explorando las habilidades de dirección y de comunicación, el rendimiento, etc. 

Coaching deportivo

Trabaja la motivación y el desarrollo de todo el potencial de un deportista así como el empoderamiento y sus habilidades de liderazgo. Además, mejora el trabajo del grupo de deportistas. 

También existen diferentes tipos de coaching en función del método que se emplea: 

Coaching ontológico

Proceso orientado a la optimización del lenguaje, los procesos y las herramientas lingüísticas utilizadas por la persona. Su objetivo es la modificación y mejora en la forma en la que las personas se expresan.  

Coaching sistémico

Considera a la persona como parte de un sistema y es de utilidad para analizar el impacto que tienen sus actos en su entorno. 

Coaching con Inteligencia Emocional

Este tipo de coaching se basa en que el autoconocimiento y la manera de regular las emociones es esencial para conseguir el desarrollo personal y el bienestar.  

Coaching coercitivo

Está basado en seminarios de entrenamiento que afirman lograr un cambio profundo en la persona a través de sus técnicas de alto impacto. 

Coaching PNL (Programación Neurolingüística)

Analiza cómo la persona interpreta y afronta la realidad para ayudarle a modificar ciertas conductas. 

Coaching cognitivo

Tiene en cuenta el entrenamiento de las funciones cognitivas, las funciones expresivas y receptivas, la memoria, el aprendizaje y el pensamiento. 

Profundicemos a continuación en los tipos de coaching más significativos para una empresa y un trabajador. 

El coaching empresarial y sus beneficios 

El coaching empresarial, que es una clase de coaching organizacional, se ha convertido en los últimos años en una técnica muy utilizada dentro de las organizaciones por los buenos resultados que ofrece. El coaching empresarial es el conjunto de esfuerzos, acciones y técnicas que se utilizan para desarrollar las capacidades de los trabajadores de una empresa y, de esta forma, mejorar su productividad y fidelidad a la misma. Gracias a esta disciplina, las empresas consiguen que sus trabajadores estén mucho más motivados y sean más productivos.  

Esta metodología aporta una serie de ventajas, tanto para la persona como para la organización: 

Para las personas

  • Ampliar las capacidades y fortalezas. 
  • Mejorar la eficiencia y satisfacción laboral. 
  • Optimizar los procesos de toma de decisiones. 
  • Aumentar la autoconfianza. 
  • Impulsar la consecución de objetivos. 

Para las empresas

  • Ayudar en la asignación de promociones o puestos dentro de la gestión. 
  • Fidelizar el talento de la compañía. 
  • Mejorar las capacidades de la plantilla. 
  • Impulsar la creatividad e innovación de los equipos. 
  • Potenciar los resultados de la organización. 
  • Mejora del ambiente laboral. 
coaching empresarial

Bases del coaching empresarial 

El proceso de coaching empresarial debe regirse por las siguientes pautas:    

  • Claridad. La comunicación entre el coach y el coachee debe ser clara y precisa, confirmando continuamente que toda la información que se intercambia es comprendida correctamente.  
  • Feedback. El coaching empresarial está basado en un profundo intercambio de información entre el participante y el profesional, por lo que debe realizarse un constante feedback entre ambos. 
  • Empatía. Un buen coach debe ser altamente empático para conocer cuáles son las circunstancias en las que se encuentra el alumno. Cada coachee presentará una situación particular y es imprescindible que el experto sepa reconocer los miedos, esperanzas, desafíos, etc. de cada individuo, sin prejuicios o suposiciones. 
  • Confianza. Para que ambos sujetos puedan llegar al fondo del asunto, la interacción entre coach y coachee debe estar sustentada en la plena confianza, de modo que el trabajador pueda sincerarse y mostrar sus auténticas preocupaciones al profesional. 
  • Confidencialidad. Para crear estos lazos de respeto, la información que se proporcione debe ser totalmente confidencial. 
  • Tenacidad. El coaching empresarial no presenta una duración preestablecida, pues dependerá del ritmo de cada sujeto. De ahí que el coach deba adaptarse a las circunstancias y capacidades del participante, permitiéndole que evolucione en función de las mismas. 
  • Apoyo. El experto debe reforzar la autoestima del asistente y resolver sus dudas a lo largo del proceso para que el empleado pueda evolucionar en la consecución de sus objetivos y saque lo mejor de sí mismo. 

Técnicas de coaching empresarial 

Como es lógico, existen muchas técnicas de coaching empresarial. No obstante, hemos seleccionado algunas de las más importantes que no pueden faltar en cualquier empresa.  

Retroalimentación constructiva.

Uno de los elementos que más ayuda al desarrollo de los trabajadores es que estos tengan una retroalimentación constructiva por parte de sus jefes o superiores. Es decir, que reciban un feedback que les permita reconocer lo bueno de su trabajo e identificar lo malo para poder corregirlo.  

Escucha activa

Otra de las técnicas de coaching empresarial que más puede favorecer el buen ambiente de trabajo y mejorar la productividad de los empleados es la escucha activa. Es decir, que se desarrollen espacios en donde los empleados puedan hablar y expresarse con claridad y sin la presión de estar en la zona de trabajo.  

Aprendizaje continuo

El coaching no debe concebirse solo como un proceso limitado y cerrado que, una vez completada la acción, no tendrá repercusión más allá del área concreta de aprendizaje. Por el contrario, debe entenderse de manera holística, afectado a todos los ámbitos del trabajo y como un proceso de mejora continua por parte del trabajador y de la empresa.  

Valorar criterios de personalidad y características individuales

Todos los trabajadores no son iguales. Al aplicar coaching empresarial en cualquier negocio, es importante recordar las diferencias y características individuales de cada persona. Se deben distribuir las tareas y las funciones acordes a las fortalezas y debilidades de cada empleado y, de este modo, conseguir empleados más motivados en su puesto de trabajo y que sean más productivos.  

Crear responsabilidad y compromiso

Se tiende a pensar que son los jefes o mandos intermedios quienes deben ser responsables y tener compromiso con la empresa. Sin embargo, tanto responsabilidad como compromiso son dos elementos que deben ser comunes a todos los trabajadores de la empresa. Por ello, es importante que desde la propia compañía se fomenten acciones para desarrollar estos sentimientos entre sus trabajadores.  

El coaching ejecutivo 

La segunda clase de coaching organizacional es el coaching ejecutivo, que es el proceso de orientación que apoya a un directivo en la consecución de sus metas profesionales, a través de la guía y el asesoramiento experto de un mentor experimentado en quien confiar. 

El coaching ejecutivo ayuda a que el individuo desarrolle las habilidades necesarias para tener éxito en su negocio, a la vez que responde acerca de las dudas que pueden surgir en este camino. Gracias al coach ejecutivo, el directivo de una empresa puede: 

  • Refinar sus talentos. 
  • Perfeccionar sus objetivos. 
  • Guiar sus decisiones. 
  • Avanzar hacia el éxito en su proyecto empresarial. 
  • Retorno de la inversión y un aumento de la productividad.  

El coaching transpersonal 

El coaching transpersonal es una modalidad de coaching cada vez más usada por las empresas por los beneficios que reporta a las compañías ya que profundiza en la esencia del ser humano. Explorar y aprender a controlar el subconsciente es lo que pretende este tipo de coaching. Una disciplina en la que se plantea una visión holística de los individuos y se trabaja en todas las esferas del “yo” buscando que la persona despierte a nivel espiritual. 

En este tipo de coaching se parte de la convicción y certeza de que la evolución de las personas solo es posible cuando las mismas asumen que son las únicas responsables de sus emociones, de sus actos, de lo que dicen y de lo que piensan. 

Se trata de un entrenamiento más completo que puede multiplicar los beneficios del coaching profesional e impulsar la proactividad, innovación, motivación y rendimiento de todos los trabajadores. Ahora bien, a pesar de lo abstracto de su concepto, tiene una razón de ser más ‘mundana’ o pragmática, ayudar a los profesionales a formar su propia identidad a través de la búsqueda de un equilibrio entre cuatro pilares: 

  • La inteligencia corporal. El alumno comprende la información que emite y recibe a través de su cuerpo, mejorando la percepción de los sentidos. 
  • La inteligencia mental. Explota la capacidad de transformación que ofrece el cerebro, gracias a su plasticidad, permitiendo al profesional afrontar nuevos retos y adquirir nuevas habilidades. 
  • La inteligencia emocional. El coaching transpersonal también incide en la consciencia y control de las emociones y su papel en la construcción de la realidad de las personas. 
  • La inteligencia espiritual. Esta metodología instruye al coachee para que comprenda cómo está constante e infinitamente interconectado con el resto del universo. 

El coaching personal 

La gestión de altos niveles de incertidumbre y complejidad son algo habitual para los líderes empresariales. Estos profesionales se ven envueltos en el ritmo implacable del cambio organizacional que les impone exigencias para las que no todos están preparados. 

El coaching personal está orientado a impulsar la motivación, fomentar el ansia de superación y ayudar a alcanzar la autorrealización. Este tipo de técnicas de desarrollo personal, basadas en la confianza que se establece con el coach, permiten al líder crecer como persona y, por tanto, avanzar hacia la excelencia en su trayectoria profesional, causando un impacto muy positivo en la organización y sus miembros, con sus palabras, decisiones y acciones. 

El líder que inicie un proceso de coaching personal debe tener claros los objetivos a alcanzar. Unas metas concretas, realistas y bien definidas le ayudarán a avanzar de forma más eficiente por el camino de la superación. 

Entre los beneficios del coaching personal cabe destacar: 

  • Mejora de la calidad de vida. 
  • Superación de problemas de índole personal y laboral. 
  • Aumento de la motivación y de la capacidad para motivar a los demás. 
  • Desarrollo del potencial creativo. 
  • Mejora de la inteligencia emocional. 

Como conclusión podemos decir que el coaching se ha convertido en la actualidad en una importante técnica para que las empresas y sus empleados mejoren sus capacidades, su bienestar y, por consiguiente, su rendimiento y productividad.  

Descubre todas las posibilidades que Edenred ofrece a las empresas para apoyar los procesos de coaching en sus trabajadores. Solicita información sin compromiso. 

Edenred España

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.