El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Tipos de autónomos: diferencias y puntos en común

El Ministerio de Trabajo certificaba más de dos millones de trabajadores autónomos personas físicas inscritos en los diferentes regímenes por cuenta propia de la Seguridad Social a principios del verano. Los tipos de autónomos en nuestro país son muy variados y es posible encontrar más de 5 modalidades diferentes de un perfil profesional que ha crecido en importancia en el tejido empresarial de nuestro país en la última década.

New Call-to-action

¿En qué se diferencian los tipos de autónomos?

La clasificación de tipos de autónomos puede hacerse atendiendo a factores tan diversos como los siguientes (en base a datos del Ministerio de Trabajo):

  • Género. Los varones representan el 64,8 % y las mujeres el 35,2 % del total de trabajadores por cuenta propia en España.
  • Edad. Cerca de tres cuartas partes de los autónomos superan los 40 años de edad.
  • Nacionalidad. En nuestro país, prácticamente el 90% de autónomos son nacidos en España.
  • Dedicación. La pluriactividad se da en el 5,7 % de los casos. Entre los jóvenes menores de 25 años es aún más frecuente simultanear actividades, algo que sucede en el 11,4 % de los casos de trabajadores por cuenta propia en esta franja de edad.
  • Tamaño de la empresa. El 22,3% de los autónomos tiene asalariados a su cargo, mientras que el resto no cuenta con empleados.

Pero, además de usar estos criterios, se puede establecer una clasificación de los tipos de autónomos en función de las particularidades de su actividad y de la forma en que se enfrentan a sus responsabilidades. Así, podemos hablar de:

1. Trabajadores autónomos

  • Son propietarios de su negocio y también pueden pertenecer al grupo especial del IAE en el que se encuadran las actividades relacionadas con el deporte o la industria del entretenimiento (artistas).
  • Declaran sus ingresos como actividades empresariales y frecuentemente tributan por el sistema de módulos.
  • Podrían contar con empleados a su cargo, aunque no es imprescindible.

2. Freelances

  • Pueden estar o no colegiados.
  • Tributan por el sistema de estimación directa simplificada y están incluidos en el IAE.
  • Podrían contar con empleados a su cargo, aunque no es imprescindible.

3. Empresarios autónomos

  • Son los propietarios de empresas de envergadura de las que se convierten en Administradores o autónomos societarios.
  • Incluidos en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).
  • Suelen tener empleados a su cargo.

4. Autónomos dependientes económicamente

  • Les vincula relación mercantil con una empresa, de donde proceden las tres cuartas partes de su facturación, como mínimo.
  • Su contrato mercantil debe registrarse en el Servicio Público de Empleo Estatal y, caso de rescisión de dicho documento, deberían percibir una cantidad determinada en concepto de indemnización.

5. Autónomos agrarios

  • Son propietarios de una explotación agraria y participan en los trabajos que de ella se derivan.
  • Pueden tener personal contratado.
  • Se engloban en el SETA (Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios), un régimen específico dentro del RETA y, por ello, existen diferencias en la cotización en la Seguridad Social.

Además de estos tipos de autónomos existen otras modalidades, con bastante representación en nuestro país, como son los comuneros, socios de sociedades comanditarias, socios industriales, socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado, cuando coticen en el régimen de autónomos voluntariamente y autónomos colaboradores, cuando se trate de cónyuges o familiares de autónomos hasta el segundo grado de consanguinidad.

¿Qué tienen en común los distintos tipos de autónomos?

Pese a que existen importantes factores que marcan la diferencia entre unos tipos de autónomos y otros, lo cierto es que todos ellos presentan algunas coincidencias, como las siguientes:

  • Necesidad de priorizar la satisfacción del cliente, para asegurar su futuro empresarial.
  • Preocupación por la calidad y la innovación, como forma de diferenciarse de la competencia.
  • Importancia del ahorro, al ser una de las maneras de aumentar los beneficios de la actividad empresarial.

Precisamente a este respecto, existen algunas soluciones que pueden impulsar la rentabilidad de las operaciones de los distintos tipos de autónomos, una de ellas es Ticket Gasolina, que está asociada a descuentos efectivos desde el primer litro de repostaje, facilita la deducción del IVA, gracias a su sistema de factura única y aumenta la productividad, al facilitar una gestión online sencilla y cómoda.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.