Tipos de conflictos laborales y sus soluciones

Trabajar en un puesto de responsabilidad de una empresa implica aceptar que habrá que enfrentarse a diferentes clases de desafíos, tantas como tipos de conflictos laborales existen.

Tal y como publica Forbes, “los líderes deben estar preparados para ejercitar su paciencia y proveerse a sí mismos del tiempo y la privacidad necesarias para encontrar las respuestas correctas” cuando se dan estas situaciones.

Cuando hay tantos equipos, agendas y personalidades diferentes chocando (y, en algunos casos, compitiendo) dentro de un mismo espacio, es probable que la dinámica se complique un poco.

Por eso, los diferentes tipos de conflictos laborales van desde los más grandes, como traiciones, hasta los más pequeños, como los pequeños desastres “domésticos” que pueden surgir en la zona destinada a las pausas de café, por ejemplo.

4 tipos de conflictos laborales comunes: origen y forma de resolverlos

La desconfianza, la falta de respeto, la ignorancia o las actitudes tóxicas pueden empobrecer el clima laboral de la empresa, dando lugar a distintos tipos de conflictos laborales, como los siguientes:

  1. Personas que hacen caso omiso de las políticas de la empresa. Se trata de uno de esos tipos de conflictos laborales que pueden tener un efecto dominó. Cuando un empleado no tiene en cuenta las normas internas y otros se percatan, algunos tomarán la decisión de hacer lo mismo. La forma de resolver esta clase de problema es trabajando la cultura de empresa y sus valores.
  2. Falta de comunicación. Es el gigante que está en la raíz de casi todos los tipos de conflictos laborales. Se podrían evitar muchos problemas importantes si todos reconocieran la necesidad de mantener a los miembros del equipo actualizados y bien informados. Pero, desafortunadamente, en muchos equipos esto no sucede. Evitar los problemas de comunicación requiere de trabajar en la transparencia y la confianza. De forma complementaria, merece la pena habilitar canales eficaces para agilizar el intercambio de conocimiento, ideas y opiniones dentro de la empresa.
  3. Aparición de malentendidos relacionados con el orden jerárquico de la empresa. En todo lugar de trabajo suele haber una cadena de mando o algún tipo de estructura de responsabilidad. No obstante, hay tipos de conflictos laborales bastante frecuentes que tienen su raíz en la falta de respeto por esa jerarquía. Si bien una jerarquía estructurada puede parecer restrictiva para algunos, es importante puesto que, no solo ayuda a mantener un poco de paz en la oficina, sino que también brinda a los empleados un procedimiento a seguir si surgen conflictos.
  4. Proliferación de chismes y comentarios improcedentes. Se trata de actitudes y observaciones tóxicas que terminan contaminando el ambiente de trabajo. El problema puede adquirir dimensiones aún mayores si el chisme se transforma en un rumor y, por eso, hay que trabajar, una vez más los valores de la organización en la resolución de conflictos laborales. Además, fomentar la competición sana servirá para prevenir este tipo de situaciones. Por último, desde la gerencia, se pueden poner en marcha programas de incentivos que animen a los miembros del equipo a concentrarse en su desempeño y productividad. Regalo Edenred puede ser una buena solución para introducir un nuevo aliciente que ayude a centrar la atención el equipo en cuestiones más importantes, las relacionadas con los objetivos de la empresa.

Los distintos tipos de conflictos laborales suelen ser una señal de falta de confianza y trabajo en equipo. Para evitarlos no hay que forzar a todas las personas a trabajar al mismo ritmo o nivel, pero sí fomentar el respeto mutuo, la comunicación y una atmósfera positiva, donde el reconocimiento al trabajo bien hecho y las recompensas por el esfuerzo dedicado a la empresa tengan su lugar.

Maria Abolafio

Responsable de marca, comunicación y contenidos en Edenred España

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.