Cómo afectan los distintos tipos de relaciones laborales a la hora de captar talento

Los diferentes tipos de relaciones laborales que podemos encontrar dentro de una empresa vienen determinadas por el tipo de cultura empresarial que exista en esa empresa. Por este motivo y en función de esta cultura, la empresa resultará más o menos atractiva para los empleados tanto actuales como futuros.

La cultura empresarial es el conjunto de normas, valores, suposiciones, creencias, formas de actuar, pensar, sentir y la forma de llevarlos a cabo que comparten los miembros de una empresa.

La cultura responde a los hábitos y comportamientos que todos los empleados que forman la empresa adquieren en el día a día. Es uno de los conceptos más importantes en la gestión de personas dentro de las organizaciones.

Por este motivo, la cultura empresarial no solo engloba las relaciones laborales, sino también aspectos como el estilo de dirección, la imagen de la empresa, la atención al cliente, el trato con los proveedores, etc. Es decir, la cultura empresarial es la manera en la que una empresa se comporta día a día y uno de sus pilares fundamentales.

Una correcta cultura empresarial asegura que los empleados estén motivados en su puesto de trabajo y que la empresa atraiga de forma más sencilla al nuevo talento. Es por lo tanto un importante elemento de diferenciación con respecto a la competencia.

La cultura de empresa establece también los tipos de relaciones laborales dentro de una compañía, si el trato es más cercano o menos, si existe mucha jerarquía o por lo contrario es una empresa más plana, si se tiene en cuenta la opinión del empleado o no, etc.

En función del tipo de cultura empresarial que lleve a cabo un determinado negocio se conseguirá retener en mayor o menor medida al talento, consiguiendo que esta empresa sea más o menos atractiva para el capital humano.

Elementos de la cultura empresarial

Dentro de la cultura de una empresa encontramos un grupo de elementos fundamentales que la determinan:

  • Las creencias. Son las ideas generales sobre la situación actual, la misión, el origen y los pronósticos futuros. A partir de estas creencias los miembros de una empresa establecen sus comportamientos.
  • Los valores. Son la concepción compartida por todos los miembros de una organización sobre lo que es deseable. Marcan el ritmo y los pasos a seguir sobre cómo la empresa tiene que actuar frente a su actividad habitual y a los imprevistos. Entre los valores de una empresa se encuentran por ejemplo conceptos como tolerancia, respeto, igualdad, etc.
  • Los símbolos. Son los modelos de comportamiento de los miembros de una empresa y personifican la ideología. Es decir, los símbolos son los empleados que demuestran el potencial de la cultura de la empresa y que son fuente de motivación para el resto.
  • Las comunicaciones. Es esencialque exista una red de comunicaciones en la empresa que difunda todas las creencias y valores y que permita a los símbolos mostrarse y ser mostrados. Para ello utilizaremos todos los medios formales e informales que se usan para transmitir información.
  • Los mitos. Son todas las historias y anécdotas que se cuentan en la empresa acerca de algunos acontecimientos del pasado y que reflejan los valores de dicha cultura.
  • Los rituales. Son las actividades sistemáticas y programadas que se realizan en la empresa. Constituyen una forma de comunicación de los valores de la cultura empresarial. Son por ejemplo los rituales de iniciación de las personas que se incorporan, los rituales en los ascensos de los empleados, rituales de despedida de empleados, etc.
  • El lenguaje. El que es utilizado dentro de la organización para nombrar lugares, tareas, equipos, etc.

Tipos de cultura empresarial

El tipo de cultura empresarial definirá el tipo de actuación de una empresa. Son fundamentalmente cuatro, aunque podría definirse un tipo por cada empresa que existe, ya que no hay dos empresas que se comporten de la misma manera.

  • Cultura autoritaria. La encontramosen empresas en las que el poder de decisión está muy concentrado. Al estar todos los procesos supeditados a la decisión de una única persona, la empresa tendrá un importante freno a su desarrollo.
  • Cultura burocrática. Está basada en unas normas que determinan el qué y el cómo se deben hacer las cosas dentro de la empresa, estableciendo niveles. Este tipo de cultura suele provocar ineficacia, resistencia al cambio y desmotivación, aunque aporta orden, control, seguridad en los procesos y calidad.
  • Cultura por objetivos. Está basada enla competitividad y el éxito para conseguir los objetivos. Su principal característica es la exigencia de resultados. Los objetivos son el origen de la actividad y, al mismo tiempo, su meta.
  • Cultura de motivación. Está basada en la consecución de la motivación de sus empleados y de su felicidad en el puesto de trabajo. Considera que los equipos motivados alcanzan los mejores resultados. El éxito de esta cultura es el estilo de dirección y la forma en que ésta percibe a los empleados.

Beneficios de la cultura empresarial

Todas las empresas disponen de cultura en su organización, aunque algunas no la tengan definida ni planteada formalmente. Lo ideal sería que la empresa definiera tanto su cultura empresarial como sus relaciones laborales planteadas en base a captar talento. Esto repercutiría en beneficios a nivel interno y externo en clientes y proveedores.

Los beneficios que proporciona disponer de una cultura empresarial son múltiples. Veamos a continuación algunos de los más importantes:

  • Cohesión entre los miembros de la organización y los colaboradores.
  • Los miembros de la empresa se identifican con ésta, sintiéndose parte de ella.
  • Diferenciación de la competencia.
  • Motivación de miembros y colaboradores que se sentirán aceptados y capaces de alcanzar los resultados que se propongan.
  • Capacidad de atracción de talento.

A modo de conclusión, los diferentes tipos de cultura empresarial consiguen que en cada empresa se produzca a su vez un determinado tipo de relación laboral. En función de esta cultura y de las relaciones que en la empresa se produzcan, un trabajador podrá sentirse más o menos motivado y que a su vez la empresa resulte más o menos atractiva para el talento

Pero, no olvidemos, que la cultura de una empresa es un concepto vivo que debe ser revisada y mejorada cada cierto tiempo. De esta forma reportará mayores beneficios, motivación y eficiencia a todos los miembros que integran la organización.

¡Tenemos todo lo que tu empresa necesita! Contacta con los especialistas de Edenred sin compromiso y solicita información.

Referencias

Validación

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.