La ratio de liquidez inmediata es el monto total de los activos rápidos de una empresa dividido entre la suma de sus pasivos netos y sus pasivos de reaseguro. Bajo la denominación de activos rápidos quedan comprendidos todos los activos líquidos tales como efectivo, inversiones a corto plazo, acciones y bonos corporativos y del Estado que se aproximan a su vencimiento.

Descargar guía gratuita
Calcular esta ratio permite conocer la cantidad de activos líquidos que una compañía podría aprovechar en poco tiempo, caso de ser necesaria liquidez.

¿Qué es la prueba ácida de liquidez?

La ratio de liquidez inmediata también se conoce como la prueba del ácido. Este índice mide la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones en el presente, de ahí su denominación de “inmediato”:

El corto plazo está asociado a esta medida, que puede interpretarse de dos formas diferentes:

  • Midiendo el nivel de los activos circulantes más líquidos disponibles en un cociente en cuyo denominador se sitúan los pasivos corrientes. Su cálculo facilita conocer la capacidad de la empresa para hacer frente a sus obligaciones actuales.
  • Excluyendo el inventario y otros activos corrientes, que generalmente son más difíciles de convertir en efectivo rápidamente. Una relación rápida más alta significa una posición actual más líquida.

¿Cuál es la prueba del ácido para calcular la ratio de liquidez inmediata?

La fórmula para calcular la ratio de liquidez inmediata de una empresa es:

Activo corriente (descontando o no el inventario) dividido por pasivo corriente

Sin embargo, la fórmula de la ratio de liquidez inmediata misma ya nos deja ver que no es un indicador en el que se deba confiar en exceso. De hecho, si no se elimina el inventario de la ecuación no es un indicador perfecto. Al no descontar el inventario, la relación se plantea como algo mejor que la capacidad real de la empresa para cumplir con sus obligaciones a corto plazo.

La prueba del ácido da por hecho que una empresa liquidará todos los activos actuales que comprenden la razón rápida para cubrir las deudas a corto plazo, algo poco realista ya que la empresa aún necesita un nivel de capital circulante para poder continuar en marcha como negocio.

¿Qué nos descubre la ratio de liquidez inmediata?

La ratio de liquidez inmediata es una medida importante de la capacidad de una compañía para cubrir sus pasivos con activos relativamente líquidos. Una empresa con una baja relación de liquidez rápida que se encuentra con un aumento repentino en los pasivos puede tener que vender activos a largo plazo o pedir dinero prestado para cubrir sus obligaciones.

Hay que tener en cuenta que, a la hora de proceder al cálculo de este índice, el resultado que se obtenga deberá expresarse en forma de porcentaje. Dependiendo del tipo de empresa y sus obligaciones, se podrán considerar como buenas las ratios superiores al 20 o 30 %, aunque, sin olvidar que, siempre, por seguridad, conviene complementar este cálculo con el del ratio de liquidez y el ratio de solvencia, que realmente ofrecen una perspectiva más completa de la compañía y su salud financiera.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.