Volver a la oficina es fácil, si vuelves con Edenred

Ha llegado la hora de volver a la oficina, de tener tiempo de pensar en tus cosas de camino al trabajo, el olor a comida de los tuppers de los demás colegas o los silencios trabajando con rugidos del estómago de algún compañero. Por fin, dejarás de picar entre horas sin que nadie te vea y, tendrás que pensar ¿qué me pongo mañana para ir a trabajar? porque ¡ya es hora de quitarse la parte de abajo del pijama!

Volver a la oficina sin agobios con estos 5 tips

Si algo nos ha enseñado esta pandemia, es que la realidad supera la ficción y que verdaderamente pocas cosas son totalmente controlables. Pero lo que sí es controlable es planificar los horarios contando con los tiempos de desplazamiento con tu Ticket Transporte de la ida y vuelta de la oficina. Sé consciente de que nos amoldamos rápidamente a nuevas rutinas, así que aunque al principio estemos más inquietos, poco a poco nos iremos acostumbrando y volverá a ser una situación que echábamos de menos. ¿Quién no ha echado en falta una mejor conexión de wifi?

Los pequeños placeres de tu día a día.

Con la vuelta a la oficina podrás volver a disfrutar de placeres a los que tuviste que renunciar por la pandemia como: comer con los compañeros o tomar algo al acabar tu jornada laboral. Volverán las comodidades de la oficina que te hacen la vida más fácil, como: una mejor impresora, una mejor conexión y ¡la bendita silla ergonómica!  Por fin podrás romper con la rutina doméstica y desconectar a tu hora o trabajar sin los niños pidiéndote algo. Estas cosas tan simples al final traen más ventajas de las que pensabas.  Y a fin de cuentas, son las pequeñas ilusiones del día a día las que nos impulsan con más fuerza, entonces: ¿Por qué no disfrutar de los pequeños placeres?

Volver a la oficina y reencontrarte con tus compañeros

¡En todas las casas cuecen habas! como se suele decir. Siempre hay colegas con los que nos llevamos mejor y otros con los que nos llevamos peor. Pero lo que es indudable es que son las personas con las que compartes más horas al día. Y en muchos casos, se comparte no solo trabajo sino dudas, preocupaciones y demás cosas de tu día a día.

Está sobradamente comprobado que los buenos vínculos personales entre compañeros fomentan la productividad y la eficiencia en el trabajo, así que, es hora de aprovechar estas conexiones, reforzar tus viejas amistades y establecer nuevas ¡verás como sin darte cuenta, afrontarás tu jornada con mejor humor! Acuérdate de todas las veces que has estado delante de la pantalla deseando tener una conversación como las de antes. ¡Por fin ha llegado la hora de de reencontrarte con la comunicación no verbal y dejar un poco de lado las pantallas!

Mejor conexión-desconexión

Mientras hemos trabajado desde casa nos hemos apañado con el mobiliario doméstico que teníamos, pero ¡muchas veces hemos hecho verdaderos tetris para montar y desmontar el despacho en casa! Los dolores de espalda, el cansancio de ojos y la pesadez de cuello han demostrado que no teníamos los escritorios, las sillas, ni las pantallas adecuadas para pasar tantas horas frente al ordenador. Y el habernos acostumbrado a ello, no implica que no haya sido una adaptación de supervivientes  con los recursos que teníamos a mano. 

Volver a la oficina implica una mejor impresora, una pantalla adaptada a tu altura e incluso el material necesario a mano. El hecho de tener más comodidades que las tienes en tu hogar muchas veces te evitará ¡tener más dolores de espalda!

Por otro lado, la vuelta al espacio laboral permite otra vez fronteras totalmente definidas entre trabajo y hogar. Aprovecha para volver a cumplir con los horarios laborales, a desconectar digitalmente y a tener diferenciadas tus actividades. Es una oportunidad para establecer los límites entre la vida laboral y la vida personal que se podrían haber desdibujado durante el tiempo que has pasado trabajando a distancia. ¡Ahora ya depende de ti el saber cerrar a tu hora! 

Mejor aprovechamiento de la rutina y cuidarse

Volver a la oficina conlleva rehacer la organización de tareas como el cuidado de los niños o las horas de sueño. Sin embargo, no tenemos por qué cambiar todos los hábitos nuevos que hemos incorporado a nuestro día a día, porque muchos de ellos han mejorado nuestra eficiencia. Así que podemos seguir haciendo la compra online o aprovechando los ratos libres para hacer videollamadas a los amigos. Y utilizar el tiempo sobrante para bajarte una parada antes y hacer un poco de ejercicio o incluso vencer la pereza y volver al gimnasio!

¿Ves como volver a la oficina te va a traer más ventajas de las que pensabas?

¡Este septiembre si hay que volver, volvemos, pero que sea con Edenred! 

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.