Las actas de acuerdo son especialmente útiles en aquellas situaciones en las que se requiere una apreciación de los hechos o determinadas valoraciones en las que existen elementos que no pueden cuantificarse de forma cierta o concreta. Sin embargo, este hecho no cambia la necesidad de presentar la correspondiente tributación, por lo que constituyen una herramienta muy práctica en estos casos. 

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

Qué son las actas con acuerdo

Las actas con acuerdo son un tipo de actas de la inspección de tributos que se levantan cuando suceden determinadas situaciones que requieren de concreción de elementos que no se pueden o que son difíciles de determinar. Es decir, permiten tratar de forma objetiva aquellas situaciones en las que, a falta de la posibilidad de determinación, es necesario establecerla de forma legal.

En qué casos se utilizan actas con acuerdo

A grandes rasgos, se pueden determinar tres casos en los que, de forma general, se utilizan las actas con acuerdo. 

Ante conceptos jurídicos indeterminados

Una de las situaciones más habituales en las que se levantan actas con acuerdo es cuando se trabaja con conceptos jurídicos indeterminados. Por lo general, la ley permite catalogar la mayoría de situaciones o bienes que están sujetos a tributación. No obstante, aunque esto sea lo más común, también puede darse la situación en la que no exista una jurisprudencia previa o un marco legal completamente definido y que ayude a determinar cómo proceder. En estos casos, cuando se están ante conceptos jurídicos indeterminados, se puede optar por el uso de las actas con acuerdo para establecer un punto de referencia. 

Ante la necesidad de la apreciación de los hechos determinantes

Otra situación en la que se utilizan habitualmente las actas con acuerdo es cuando es necesaria la apreciación de los hechos determinantes que no se pueden determinar por alguna de las vías convencionales. Esto puede suceder en diferentes situaciones pero, lo más importante, es destacar la necesidad de dicha determinación para poder aplicar correctamente la norma vigente al caso en cuestión. En estas situaciones también se puede proceder mediante el uso de actas con acuerdo para dotar al proceso de un punto de referencia común. 

Ante características o elementos que no se pueden cuantificar

Finalmente, la otra situación común en la que se suele hacer uso de este tipo de actas es ante una situación en la que no se puede determinar de forma cuantitativa un elemento necesario para poder ejecutar la tributación correspondiente. Existen determinadas mediciones o elementos que no se pueden cuantificar de forma concreta o determinada. Sin embargo, esto no los exime de tener que tributar. Ante la imposibilidad de cuantificar de forma tradicional su valor o la cuantía, se puede optar por el uso de las actas con acuerdo para suplir este vacío y, de nuevo, contar con un punto de referencia concreto.

Cómo se realizan las actas con acuerdo

Las actas con acuerdo se establecen entre la Agencia Tributaria o Administración y el obligado tributario. Para su realización, será la propia Administración quien, tras haber estudiado el caso en concreto, contactará con el obligado tributario y le ofrecerá esta posibilidad. A partir de ese momento, será la propia Administración la que deberá ofrecer el acta y, si el obligado la acepta, se procederá a su ejecución. 

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.