El salario de los españoles se ve afectado por la crisis sanitaria

Publicamos junto a la Universidad de Granada el Estudio “Influencia del Covid19 en las políticas salariales, con el fin de conocer en profundidad cómo ha afectado al salario de los españoles la crisis sanitaria sufrida en los años 2020 y 2021.

Entre las principales conclusiones del estudio nos encontramos que la llegada del Covid19 no solo tuvo un impacto directo en la salud, sino también en el entorno laboral, y más concretamente en las condiciones salariales de las plantillas. Aproximadamente, 1 de cada 4 trabajadores ha visto reducido su salario en esta crisis. “Concretamente un 7,7% de los encuestados han sufrido una disminución en su salario fijo, ascendiendo este porcentaje hasta el 23,3% si se considera el salario variable”, concluye Lola Vidal, investigadora de la Universidad de Granada y coautora del estudio.

Motivos de la reducción del salario

Los motivos de esta reducción en el salario de los españoles se deben a la disminución del volumen de negocio, según un 55%. En el resto de casos, las personas encuestadas manifiestan que los motivos son una disminución de la jornada laboral, parcial o por un ERTE.

Además, el parón temporal de algunos sectores desencadenó en varios Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De hecho, tal y como pone de manifiesto este estudio, un 12,4% de los encuestados estuvieron sujetos a un ERTE, aunque el 85% no estuvo más de 9 meses en esta situación. Sin embargo, tal y como declara Lola Vidal, “estas regulaciones de empleo han afectado de forma diferente a las pymes y a las grandes empresas. Así, mientras en las grandes empresas no llega al 10% el número de personas que han estado en esta situación, en las pymes el porcentaje casi alcanza el 20%. No obstante, las pymes han rescatado antes a sus trabajadores/as”.

Las diferencias salariales

La franja salarial entre 20.000 y 30.000 euros netos anuales es la más frecuente entre las personas encuestadas (29,5%). De hecho, el 71,8% no superan los 40.000 euros de salario neto al año.

Uno de los factores que marcan las diferencias en el salario de los españoles es la edad, sumado a la antigüedad en el puesto y a la experiencia laboral, situándose en 46 años el intervalo salarial más alto, que es mayor de 50.000 euros. Esto parece confirmar que la responsabilidad se ve recompensada con salarios más altos y se trata de una tendencia generalizada en todo el tejido empresarial, aunque en las grandes empresas la horquilla salarial es mayor que en las pymes.

La brecha salarial continúa siendo una realidad

En cuanto a la equiparación de salarios se observa que, incluso controlando diversas variables como la edad de las personas participantes o su antigüedad en la empresa,  por término medio los hombres tienen salarios superiores a las mujeres. Más de la mitad de las mujeres cobran por debajo de los 30.000 euros anuales (un 53,9%) mientras que, en los hombres, solo el 33% se sitúa en esas cifras.

Esta tendencia se ve más presente en unos sectores que en otros, siendo el sector bancario, el industrial o el de servicios, los sectores con mayor desigualdad entre hombres y mujeres, y el sector de la hostelería y el de servicios públicos dónde las diferencias salariales son menos destacables.

Igualmente, las mujeres que trabajan en pymes tienen un salario inferior a las que trabajan en empresas grandes, hecho que no ocurre para el caso de los hombres.  

Beneficios sociales como parte de la retribución

Asimismo, cada vez más personas reciben beneficios sociales como parte de su retribución.  De hecho, un 76,3% de los encuestados afirman que las empresas les ofrecen beneficios sociales como parte de la retribución, y de estas un 66,6% puede elegir entre una cartera de beneficios aquellos que más le interesen. Así, el tamaño de la empresa influye tanto en la oferta de beneficios como en la capacidad de elección que permite a sus plantillas, siendo ambas mayores en las grandes empresas que en las pymes.

Tal y como refleja el estudio, los beneficios sociales cuentan con una amplia aceptación, ya que, cuando la empresa ofrece este tipo de retribución, un 90% de las personas encuestadas hacen uso de estas prestaciones”, ha declarado Asla.

Aumento de sistemas de retribución flexible

Otra de las grandes conclusiones de este informe es que el incremento de los sistemas de retribución flexible es muy notable. Los resultados muestran que casi un 60% de las personas que participan en el estudio y reciben beneficios sociales trabajan en empresas que ofrecen este tipo de sistemas.

Este dato indica que es un sistema ampliamente utilizado ya por muchas empresas que lo consideran idóneo por el ahorro en costes que les supone a los trabajadores”, ha destacado Manuel Asla.

Actualmente, Ticket Restaurant, los seguros de salud y Ticket Transporte se colocan como los tres más utilizados.

Satisfacción general con el salario

Entre todo el personal encuestado, un 51,1% declara estar satisfecho con su salario y en torno al 50% de los que reciben beneficios sociales manifiestan estar satisfechos con la cantidad y valor de los mismos.

Como dato curioso, tal y como lo explica el director de Marketing de Edenred España, “la satisfacción con los beneficios es mayor cuando los costes son asumidos por la empresa, pero pone de manifiesto que muchos trabajadores y trabajadoras desconocen las ventajas que supone la retribución flexible como una alternativa a cuando el coste no lo asume la empresa”.

Por otro lado, los encuestados valoran positivamente el hecho de que la organización les proporcione información relacionada con los cambios salariales sufridos. Por ello, vemos como la información y transparencia es sinónimo de una percepción positiva.  

El compromiso de los trabajadores

Un aspecto especialmente relevante para las organizaciones es contar con una plantilla altamente comprometida. Este compromiso con la organización provoca que el personal contratado asuma los objetivos de la empresa como propios y sea proclive a realizar esfuerzos más allá de lo que establecen sus obligaciones laborales. En un contexto tan turbulento e incierto como el actual, este compromiso se presenta como fundamental, dados los sacrificios y esfuerzos que han tenido que llevar a cabo las organizaciones y sus miembros para poder enfrentarse a las consecuencias derivadas de la pandemia.

Así, más del 70% de las personas encuestadas manifiestan estar comprometidas con su empresa actual y casi un 40% expresa que su compromiso es muy alto. Tanto es así que, un 84,4% tiene una baja intención de abandonar su organización actual.

Como conclusión, percibir que el salario recibido es justo y estar satisfecho con la retribución, reduce la intención de abandono. 

No te pierdas todas las conclusiones de nuestro estudio junto a la Universidad de Granada. ¡Descárgalo ya!

Maria Abolafio

Responsable de marca, comunicación y contenidos en Edenred España

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.