Una excedencia laboral es un período en el que un trabajador cesa su relación con la empresa en la que trabaja para dedicarse a asuntos de otro tipo. Sin embargo, no se trata de un despido, sino de un cese temporal, lo que permite al trabajador reincorporarse a su puesto de trabajo (u otro similar) pasado el tiempo de la excedencia en cuestión 

Descargar guía gratuita

Qué es una excedencia laboral

Una excedencia laboral es el cese temporal de la relación laboral que un trabajador tiene con la empresa contratante. Durante este período, el trabajador no obtiene remuneración por parte de la compañía, pero sí que tiene a su disposición la posibilidad de volver a incorporarse en su antiguo puesto (u otro similar según el tipo de excedencia). Es decir, una excedencia laboral es un parón en la actividad laboral de un trabajador, que se realiza para dedicarse a otros asuntos y que no implica un corte de relación completa con la empresa, como sí que sucedería en el caso de un despido. 

Qué tipos de excedencias hay

Las excedencias laborales se pueden dividir en tres tipos:

Excedencia voluntaria

La excedencia voluntaria es la más habitual de todas, y sucede cuando un trabajador solicita dicha excedencia por diversos motivos. Así mismo, este tipo de excedencia puede ser de distintos tipos según las causas que motivan la excedencia: 

  • Cuidado de hijos: Se puede solicitar después del nacimiento de un hijo biológico, así como después de una adopción o una acogida de un menor. Tiene una duración máxima de tres años, y computa a efectos de antigüedad de trabajo en la empresa. 
  • Cuidado de familiares: Se puede solicitar para el cuidado de familiares dependientes de hasta segundo grado de la persona que solicita la excedencia. Tiene una duración máxima de dos años, y también computa a efectos de antigüedad en la empresa del trabajador. 
  • Por intereses particulares: Este tipo de excedencia voluntaria tiene una duración que puede ir desde los cuatro meses hasta los cinco años, y para solicitarla es necesario no haber disfrutado de otra excedencia al menos en los últimos cuatro anteriores a su solicitud. A diferencia de las dos anteriores, la excedencia voluntaria por intereses particulares no computa respecto a la antigüedad del trabajador. 

Excedencia forzosa

Esta excedencia se concede cuando el trabajador pasa a ocupar un cargo público o un cargo sindical que no le permita la realización de su trabajo habitual. La duración de la excedencia es indefinida, dura el mismo tiempo que el trabajador ejerza el cargo que le impide compatibilizar ambas funciones. Computa como período de antigüedad. 

Excedencia pactada

Se trata de una excedencia que actúa como una suspensión de la actividad del trabajador por mutuo acuerdo. Se produce cuando ambas partes firman voluntariamente un contrato que estipula las condiciones de la excedencia pactada, donde figura el período de duración de dicha excedencia. No computa como antigüedad del trabajador. 

Cuánto tiene que pasar entre excedencia y excedencia

En el caso de una excedencia voluntaria por intereses particulares, es necesario que hayan transcurrido al menos cuatro años desde la excedencia anterior. 

Así mismo, en el caso de que la excedencia se solicite por el cuidado de un nuevo hijo (habiendo solicitado ya una excedencia por el anterior), esta se podrá concatenar con la primera, pero de facto constituirán excedencias diferentes, por lo que deberá quedar constancia por escrito ante la empresa. 

Cómo pedir una excedencia laboral y qué implica

Para poder solicitar una excedencia laboral es necesario que trabajador lleve trabajando al menos un año en la empresa. Hay que tener en cuenta que la empresa en cuestión puede negarse a concederla, en cuyo caso, la situación suele resolverse en los tribunales. No obstante, en la mayoría de los casos, lo más habitual es que las excedencias se ejecuten con normalidad y dentro del ámbito de la propia empresa sin necesidad de acudir a los tribunales. 

Hay que tener en cuenta que, además de la excedencia laboral, existen otras formas de ayudar a los trabajadores en su conciliación de la vida laboral y familiar. Por ejemplo, a través de Ticket Guardería, lo que puede ser especialmente útil en el caso de aquellos padres y madres que, después de haber completado su excedencia laboral para el cuidado de los hijos, necesitan contratar servicios de guardería adaptados a sus propias necesidades.

Descárgate la guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.