Uno de los elementos relativos al pago de impuestos que genera mucho interés tanto por autónomos com por empresas son los gastos deducibles. Este tipo de gastos son un conjunto de varios gastos que están asociados a la actividad económica y que, cuando llega el momento de hacer el pago de los impuestos correspondientes, pueden ahorrarse (deducirse), llegando a representar un montante considerable en muchos casos. 

Qué es un gasto deducible

Como su nombre indica, un gasto deducible será siempre un gasto y, en concreto, son aquellos gastos que tanto autónomos como empresas pueden dejar de pagar en forma de impuestos. Estos gastos están determinados por diferentes aspectos, como son el tipo de actividad económica que se realiza, el tipo de gasto que se lleva a cabo, o la cantidad de ingresos con los que cuenta la empresa o el autónomo en particular. 

Ventajas de deducir los gastos

La principal ventaja que representan los gastos deducibles es que permiten reducir una parte de los gastos con los que cuenta la empresa o el autónomo derivados de los impuestos que corresponden pagar. Es decir, que permitir disponer de mayor liquidez a final de año

Cuáles son los gastos deducibles para empresas y autónomos

Los gastos que se pueden deducir son variados y, según el tipo de actividad particular que se realice, podrán ser de una naturaleza u otra. En cualquier caso, todos los gastos que se quieran deducir deberán contar con las siguientes características, ya que, de no ser así, no serán susceptibles de ser deducidos en la declaración:

Descargar guía gratuita

 

  1. Estar vinculados a la actividad económica que se realiza: El primer elemento que debe cumplir cualquier gasto deducible es que esté vinculado a la actividad económica que se lleva a cabo. Es decir, se podrán deducir gastos derivados de la propia actividad laboral o económica (por ejemplo, el alquiler de oficinas o los gastos de carburante, entre otros muchos). Sin embargo, nunca podrán ser deducidos gastos de carácter personal, como por ejemplo sería el caso del alquiler de una vivienda (salvo que esté vinculada a la actividad laboral) o los gastos derivados del consumo de combustible para uso personal. 
  2. Gastos justificados mediante facturas, ticket o similar: Otro de los elementos con los que deberá contar cualquier gasto deducible será que deberá estar debidamente justificado, es decir, que cuente con la documentación correspondiente que permita demostrar qué y cómo se ha llevado a cabo el gasto que se quiere deducir en cuestión. 
  3. Debe estar debidamente registrado en los libros de gastos e inversiones: En este sentido, para que un gasto pueda ser deducible, además de los elementos mencionados con anterioridad, es necesario que también quede registrado en los libros de la empresa o actividad autónoma que se lleve a cabo. 

 

Soluciones eficientes y cómodas

Por otro lado, hay que tener en cuenta que hoy en día los gastos deducibles se pueden gestionar desde una única solución, agilizando mucho más el proceso y mejorándolo al ofrecer una gestión digital y controlada en todo momento. En este sentido, Corporate es la solución perfecta que permite gestionar de forma eficiente y cómoda los gastos profesionales. Gracias a Corporate se podrán digitalizar todos los tickets y facturas, gestionar la devolución del IVA, controlar los gastos, integrar los informes con los sistemas de la propia empresa y, todo ello, con la seguridad que garantizan Edenred y Mastercard. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.