3 preguntas que deberías hacerte antes de despedir a un empleado
29 de Octubre de 2015
Despedir a un miembro del equipo es una decisión compleja. Hazte estas 3 preguntas para saber si es el momento de dejar de contar con un empleado.
A veces quedan dudas de si el despido es la decisión acertada o si hay otras alternativas para un trabajador que no está rindiendo como se espera de él. Dudar es normal en estas situaciones. Por ello, antes de tomar una decisión precipitada, hazte estas 3 preguntas fundamentales antes de despedir a un trabajador:
1. ¿Le he dado la oportunidad de mejorar?
Un feedback semanal o mensual donde se pueda pulir cualquier aspecto a mejorar es de gran ayuda, no sólo para el empleado, sino para todo el equipo.
 
¿El empleado ha tenido todas las herramientas necesarias para conseguir los objetivos planteados? Si no es así, es justo dárselas antes de tomar una decisión final.
 
Si el empleado ha tenido las evaluaciones pertinentes y ha tenido todas las herramientas necesarias para hacer su trabajo, y aún así su desempeño está por debajo de lo esperado, es el momento de pasar a la segunda pregunta.
 
2. ¿Puede conseguir mejores resultados en otro puesto?
 
A veces, simplemente un empleado no funciona porque no está en el puesto más adecuado para él. Esto ocurre en todos los equipos (¿Messi sería igual de bueno si jugara de defensa?).
 
Es importante valorar si el trabajador sería más valioso en otra posición: esta puede ser una buena solución que evitaría un despido innecesario.
 
Si su desempeño sigue fallando una vez le has dado la oportunidad de adaptarse a un nuevo puesto, es hora de pasar a la tercera pregunta.
 
3. ¿Le he dado el tiempo suficiente?
Es importante saber gestionar a los empleados, y que estos tengan la oportunidad y las herramientas necesarias para desarrollarse dentro de la empresa. Sin embargo, ni el tiempo ni las oportunidades son infinitas, por lo que debemos poner límites.
5. ¿Has dado suficiente tiempo al empleado para mejorar?
 
Si la respuesta es no, es que aún existe la posibilidad de que el trabajador funcione, que mejore y que consiga los objetivos planteados. Invertir tiempo en él puede ser una gran idea.
Si la respuesta es sí, entonces puede que haya llegado el momento de despedirle. Será mejor que inviertas tu tiempo en conseguir un candidato que no requiera tanto tiempo en lograr convencerte.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.