Los gastos deducibles suponen una inyección económica para tu empresa. Te contamos qué requisitos debes cumplir para presentarlos a la Administración.
Según la Ley del Impuesto de Sociedades los gastos deducibles son todos los que se entienden como necesarios para desarrollar la actividad empresarial. Así pues, son aquellos gastos que tengan que ver con la actividad diaria de tu compañía o con aquello a lo que se dedica.

Guia tips financieros para autonomos
Para deducir gastos es importantísimo cumplir siempre los criterios y requisitos regulados por la normativa. Te explicamos cuáles son los esenciales:
No te olvides la factura
Cualquier gasto debe estar justificado con las pruebas documentales que le correspondan: factura completa, nóminas, recibos, escritura pública, etc. Así pues es importantísimo disponer siempre de una factura original completa como documento justificativo. Sin ella no será posible la deducción del IVA soportado, aunque el gasto tenga consideración de deducible en el Impuesto de Sociedades.
Deben aparecer en la cuenta de pérdidas y ganancias
Tienen que estar reflejadas en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. La Ley permite que aparezcan en una cuenta de reservas o exentos de contabilización solo determinados casos, previstos expresamente, como el de los elementos patrimoniales.
Deben imputarse en el ejercicio correspondiente
Existen excepciones a esta norma, porque es posible incluir gastos contabilizados en una fecha posterior al devengo e ingresos anteriores, siempre que no el resultado no dé una tributación inferior a la que hubiese correspondido en el periodo regular.
¿Qué ocurre si deducimos gastos que no cumplen los requisitos legales?
Si no cumplen estos requisitos o son gastos expresamente calificados de no reducibles se corre el riesgo de penalización por parte de la Administración con multas que pueden llegar a ser muy elevadas.
Ejemplos de gastos deducibles
Los gastos de desplazamiento, siempre que se aporte una hoja de gastos que especifique el motivo de desplazamiento y se desglosen los gastos en diferentes facturas.
 
Los gastos en hostelería y restauración cuando sean comidas relacionadas y necesarias para la actividad profesional, en una localidad distinta a aquella en la que se desarrolle el negocio y por un importe adecuado.
Vehículos y gastos relacionados con ellos, solo si tienen relación con la actividad de manera total, sin poder usarse para fines particulares.
El alquiler de un local para desarrollar la actividad de la empresa también es deducible, o el vestuario, siempre que tenga el logotipo o anagrama del negocio.
 
En resumen, todos los gastos que cumplan con los requisitos de contabilización, justificación e imputabilidad al ejercicio podrán ser deducidos de la base imponible del impuesto, con la excepción de aquellos enumerados taxativamente por la normativa.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.