El blog de Edenred : más para tu negocio

Talón conformado: el secreto está en la cláusula

El talón conformado te puede interesar para el pago, sin embargo, por seguridad, si te planteas aceptarlo y será el medio de cobro elegido, puede que necesites buscar otras alternativas.En comparación al cheque bancario, el talón conformado no ofrece tantas garantías ni facilidades de cara al acreedor. ¿Quieres saber por qué? ¿Te interesa conocer los aspectos más importantes de este medio de pago antes de tomar una decisión que podría comprometer la salud financiera de tu negocio?

New Call-to-action

¿Qué es el talón conformado?

El talón conformado o cheque conformado es un medio de pago asociado a un documento físico, en el cual se hace constar una cláusula de conformidad. Ahí reside la clave de la utilidad de este tipo de cheque, ya que es en esa declaración donde consta:

  • Que quien se compromete a asumir la deuda tiene saldo en su cuenta para hacer frente al pago.
  • Que el importe de la cuantía queda retenido hasta que se presente el cheque a cuyo portador se le abonará el pago.
  • Que el dinero que se necesitará para hacer frente a la deuda contraída no podrá ser utilizado para ningún otro fin.

De todo esto se extrae que es el emisor del talón quien responde ante la deuda, personalmente. A pesar de que una institución financiera, su banco, participe en ciertos momentos del proceso, el banco en ningún caso asume la obligación de pago con el acreedor.

El talón conformado tiene ventajas para el deudor ya que:

  • Es una forma cómoda de formalizar un pago.
  • Se cuenta con la ayuda del banco, bloqueando una cuantía equivalente a la comprometida en el pago, que evita gastar de más y no poder hacer frente a la deuda llegado el momento de vencimiento.

Sin embargo, desde el punto de vista del acreedor, no es una opción tan interesante. A pesar de esa cláusula de conformidad que se puede leer en el reverso del cheque, y pese a que esa declaración deja constancia de puntos importantes el cobro no queda del todo garantizado.

La principal fuente de riesgo en relación al talón conformado son los plazos. En concreto, una vez transcurridas dos semanas (quince días es el plazo habitual) la institución financiera deja de retener el dinero en la cuenta del deudor. Eso significa que este podría hacer uso del dinero y, al llegar a cobrar el cheque, el acreedor se encontraría con que no hay fondos para responder a la obligación.

También podría suceder el caso de que la empresa de quien emitió el talón conformado entrase en concurso de acreedores o sufriese un embargo. En esos casos, las probabilidades de obtener el dinero que se acordó serían ínfimas.

Por estos motivos, si se quiere aceptar como medio de pago de un producto o servicio, conviene optar por el cheque bancario ya que, en ese caso, a diferencia de lo que ocurre con el talón conformado, es la institución financiera quien emite el cheque y, por tanto, quien queda obligada a pagar.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.