El control financiero es una de las actividades más importantes del departamento financiero de una empresa, ya que sirve para controlar las cuentas y poder conocer dónde se sitúan los gastos y de donde proceden los ingresos. Esto, además de aportar información respecto a la propia empresa, también constituye la base de cualquier acción o cambio financiero que se quiera llevar a cabo, por lo que será un punto de referencia fundamental para mantener un correcto equilibrio presupuestario.

Descargar guía gratuita

Qué es el control financiero

El control financiero es una actividad que realiza el departamento de finanzas de las empresas. Esta actividad consiste en supervisar y vigilar el estado de las finanzas de la compañía, especialmente a la hora de asegurarse de que no se produce déficit entre los gastos y los ingresos. Se trata de una actividad fundamental, puesto que de ella dependerá el saneamiento de las cuentas, y es la que permite conocer el estado de las cuentas y localizar posibles agujeros financieros, paso previo y fundamental para poder solucionarlos. 

Qué objetivos tiene

El objetivo del control financiero es doble. Por un lado, cumple una función informativa respecto a la importancia que tiene conocer el estado real de las cuentas y de los presupuestos de la empresa, así como de cada una de las partidas de gastos e ingresos que constituyen dichos presupuestos.

Por otro lado, el control financiero también tiene la función de toma de decisiones más adecuadas en cada caso a partir de la función informativa anterior. Es decir, una vez que se tiene la información concreta y detallada del estado de las cuentas, el control financiero también valorará qué partidas de gastos están siendo perniciosas para el conjunto de las cuentas, así como aquellos ingresos que no están siendo todo lo efectivos que deberían. A partir de esta valoración, se podrán tomar acciones concretas, como eliminar determinados gastos o fortalecer ciertos ingresos, por ejemplo. 

Implementación del control financiero

La implementación del control financiero en una empresa se puede llevar a cabo de diferentes maneras. No obstante, existen algunas medidas que deberían formar parte de la rutina habitual de esta actividad del departamento de finanzas:

  • Ejecución de presupuestos: Se trata de la principal herramienta que utilizan los departamentos de finanzas para realizar el control financiero. A partir de la ejecución de presupuestos, la empresa puede conocer su balance de gastos e ingresos, lo que le permite contar con un documento objetivo en donde encontrar la información concreta en la que basar cualquier estrategia financiera posterior.
  • Ejecución de auditorías: Permiten conocer en profundidad la situación financiera de la empresa en un determinado aspecto o inversión. Además, cuentan con la ventaja de que se pueden ejecutar tanto por la propia empresa como por un agente externo a la compañía, lo que suele aportar una visión más objetiva y real de la situación financiera de la empresa.
  • Análisis financieros: Se llevan a cabo para conocer el éxito que puede o no tener una posible acción financiera. Permiten conocer la situación financiera de la empresa a corto y largo plazo, así como la rentabilidad de determinadas acciones o proyectos que la empresa esté llevando a cabo o se plantee ejecutar.
  • Usar herramientas como Corporate: Existen ciertas herramientas que ayudan a ejecutar el control financiero con mayor facilidad. Un buen ejemplo de ello es Corporate, una solución integral que permite, entre muchas otras cosas, digitalizar tickets y facturas, recuperar el IVA de las comidas de forma fácil y rápida, unificar las notas de gasto,  además de limitar y ajustar cada gasto realizado.
New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.